Todos los que visitamos el Barranc dels Horts e intentamos describir la experiencia, nos vienen a la cabeza palabras como “único”, “sorprendente” o “mágico”, por lo que no resulta extraño que nos apetezca volver. En esta ocasión, el deseado retorno se produce con mis amigos de Sendeando, acompañados con un experto en botánica que nos recuerda lo especial que es este lugar: después de Puebla de San Miguel (Rincón de Ademuz), este territorio posee la mayor concentración de árboles monumentales de la Comunitat Valenciana, con unos mil ejemplares identificados. A lo largo de la historia ha pertenecido a manos privados, lo cual les ha protegido de servir para fabricar muebles o barcos con esta excelente madera, hasta nuestros días que la finca fue adquirida por la Fundació Caixa Castellón, cuya máxima guardiana es la bióloga Isabel Querol, a la que he tenido el honor de conocer y que se ha mostrado siempre abierta a compartir conocimientos.

En dicha finca del Barranc dels Horts, viven unas criaturas fascinantes, quejigos y carrascas de varios siglos, que nos maravillan con su grandiosidad conforme los vemos mientras caminamos por la pista forestal que recorre toda la finca, algunos de los cuales ya existían cuando Cristóbal Colón descubrió América, un auténtico tesoro natural para los valencianos en particular y para el mundo en general. Quizá el más conocido sea el Roure Gros,el cual se encuentra al llegar a la fuente por la pista forestal, la Font dels Horts, subiendo por una pequeña senda al lado y que nos lleva hasta este antiguo roble. En ocasiones se organizan excursiones para plantar sus semillas y conservar así su legado. Sin embargo, en la actualidad su acceso está restringido por seguridad, ya que por su avanzada edad, con cerca de siete siglos, se teme por su deterioro fatal si se acercan visitantes o por la seguridad de estos si se desprende alguna de sus enormes ramas. En su lugar, Isabel Querol, la guardiana de este asombroso lugar, ha abierto una nueva senda que lleva al Roure del Roquissar, un ejemplar similar en la misma ladera que el primero.

Si continuamos caminando por la pista foresta, empezaremos a rodearnos de bosques de carrascas y, conforme más subimos, el paisaje cambiará radicalmente siendo dominado por los llamados cojines de monja y las sabinas, que siempre me han parecido, por su tamaño, como ejércitos de elementales a punto de echarse a andar y si no, fijaros en las fotos… También disfrutaremos de construcciones de cabañas y muros de piedra en seco, una técnica centenaria que se pretende convertir en Patrimonio de la Humanidad para que no se pierda. Más tarde, masías en el horizonte, para el aprovechamiento ganadero del terreno, en que no faltarán ovejas y vacas en nuestro camino.

Estas son las fotos en el mismo orden que la excursión:

DSCN1633

Autorizados por sus custodios, las puertas del Barranc dels Horts se nos abren

DSCN1634

Cartel que nos avisa de que entramos en la finca propiedad de la Fundació Caixa Castelló

DSCN1636

La pista forestal no presenta ninguna complicación

DSCN1637

Conforme más nos adentramos, los árboles más ancianos van apareciendo a diferencia del principio con reforestaciones

DSCN1639

Muros de piedra en seco limitan el camino

DSCN1643

Nos paramos en cada árbol monumental que nos llama poderosamente la atención

DSCN1646

En primavera los robles están más bonitos que nunca

DSCN1648

Situarnos debajo de los árboles monumentales y mirar hacia arriba es una delicia para la vista

DSCN1652

Es un lugar lleno de encanto y verdor

DSCN1655

Carrascas y robles nos llamarán la atención en su recorrido

DSCN1656

Panorámica del Barranc dels Horts

DSCN1659

Otra panorámica del Barranc dels Horts

DSCN1661

La senda al Roure Roquissar está señalizada

DSCN1666

Uno de los robles de la senda del Roure de Roquissar

DSCN1673

Un roble realmente increíble

DSCN1680

Su tamaño impresiona

DSCN1708

Una masía en un sitio privilegiado

DSCN1712

Las sabinas se adueñan del territorio en zonas elevadas

DSCN1714

Fascinante panorámica desde una elevación

DSCN1717

Las sabinas resisten un clima extremo de alta montaña

DSCN1718

La senda es fácil de recorrer

DSCN1743

Construcciones de piedra en seco

DSCN1744

Muro de piedra en seco

DSCN1745

Un frondoso bosque junto a un muro de piedra en seco

DSCN1756

Una gozada pasear entre bosques de carrascas

DSCN1761

Parece una pirámide por los muros de piedra en seco

DSCN1764

La caminata sigue en una ruta de nivel iniciación

DSCN1777

Caminamos por el bosque en un día fabuloso de primavera