La Filmoteca de Valencia dio la bienvenida al cine más joven y actual narrado entre 30 y 60 minutos con la gala de inauguración de La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia.

El jueves 6 de noviembre se dio el pistoletazo de salida a estos 10 días en los que Valencia se inunda de los mejores mediometrajes internacionales. La película encargada de inaugurar el festival fue La nueva vida de Lobo (2011) y para ello asistió su director, Menachem Edelman-Landoi.

En sus 45 minutos de duración, el mediometraje narra la historia de la soledad de Ze’ev (‘Lobo’ en hebreo). Con 60 años es abandonado por su mujer y él se queda solo con sus pensamientos, sus errores, sus celos y un vago deseo de vivir y de amar. Su inquietud le lleva a querer empezar una nueva vida. O puede que no…

De esta forma, el festival La Cabina sigue apostando por un formato atípico en España, el mediometraje, que no encuentra canales de distribución o exhibición más allá de festivales. Esto demuestra “un gran amor al arte por parte de los directores de estas películas porque, aún así, lo hacen”, asegura Carlos Madrid, director de La Cabina.

Hasta el día 16 de noviembre, en la Sala Luis García Berlanga de la Filmoteca de Valencia, se podrán ver los 24 mediometrajes que componen la Sección Oficial provenientes de 13 países como Estonia, Noruega, Polonia o Croacia.