La nueva flagship de Bershka en Valencia abrió ayer sus puertas con las actuaciones en directo del grupo Dorian y DJ BeGun como banda sonora. Además de descubrir las propuestas de Bershka para chico y chica, los clientes tuvieron la oportunidad de conocer la primera colección de cosmética de la firma con productos para realzar uñas, pómulos, labios y ojos. Los asistentes también customizaron sus shopping bags con los diseños ganadores del concurso en el que han participado los estudiantes de la Escola d’Art i Superior de Disseny de València.

 

 

De igual modo, tuvieron la posibilidad de inmortalizar su paso por la nueva tienda de Bershka con una foto en un photofloor, ubicado en el suelo de la planta calle, con un fondo de temática ecológica. Ecología, moda y música en directo. 

Ubicada en pleno centro de la ciudad, Bershka ha inaugurado su nueva flagship en Valencia. La tienda cuenta con 1.307 metros cuadrados y dos plantas para el público, siendo una de las más grandes de la cadena. El nuevo espacio de Bershka apuesta por la ecosostenibilidad y por ello ha sido diseñado y construido siguiendo los criterios del certificado LEED Platinum, con el que será reconocido. En su clara apuesta por la construcción respetuosa con el entorno, la cadena de ropa ha empleado maderas certificadas, colas naturales, materiales de procedencia local y con contenido reciclado. Prueba de ello son dos de sus felpudos de tres metros realizados con ruedas de avión recicladas.

Además, ha instalado paneles fotovoltaicos en los lucernarios para generar electricidad, por lo que consume un 30% menos de energía. El uso de los grandes lucernarios también permite la iluminación natural, que se ve reforzada por el empleo de bombillas LED, con lo que se logra la reducción de la potencia de la iluminación instalada.

En lo que respecta al agua, se han instalado griferías de bajo caudal y un sistema de reciclado de aguas grises y del 25% del agua de lluvia recogida. Con esta medida se obtiene agua en perfectas condiciones para realizar labores de limpieza, y se logra una reducción del uso del agua potable de más del 75% frente a un sistema convencional.

Para la climatización, se emplean equipos de última generación más eficientes que el estándar. Asimismo, el diseño de la instalación ha aprovechado las características de la construcción y garantiza el confort interior mediante la introducción y monitorización de un caudal de aire fresco exterior, y el control de las condiciones de temperatura, humedad relativa y concentración de CO2, para que se mantengan dentro de unos rangos de calidad preestablecidos.

La fachada del edificio está protegida por su valor histórico,ya que data de 1870-1880, es un edificio emblemático de la ciudad perteneciente a la Conselleria de Economía de la Comunitat Valenciana y es de tipología original del Neoclasicismo valenciano. El nuevo espacio de Bershka también promueve el uso de los transportes alternativos, mediante la instalación de un aparcamiento de bicicletas en la entrada destinado a clientes y trabajadores de la tienda.

Todas estas medidas de edificación respetuosa con el medio ambiente refrendan una línea de construcción ecosostenible y diseño innovador por el que Bershka ha apostado.