Descubre Coravin, el sistema para acceder al vino sin descorchar la botella evitando que el vino entre en contacto con el aire para impedir el proceso de oxidación. De este modo, el consumidor puede disfrutar de su vino favorito durante largos periodos de tiempo sin que el vino modifique en absoluto ni su aroma ni su sabor. 

Su funcionamiento es muy sencillo, el sistema inserta una aguja de acero inoxidable recubierta de teflón de un diámetro muy reducido a través del corcho. Una vez dentro, el sistema Coravin inserta un gas noble -argón- en su interior, presurizando la botella de vino y empujando el vino fuera de la botella.

Este revolucionario sistema tiene un gran abanico de usos, por ejemplo permite el maridaje de los diferentes platos de una comida con diferentes vinos sin necesidad de abrir y finalizar la botella. También puede usarse para realizar catas y poder degustar tantas botellas como se quiera.

 A parte del uso particular, Coravin puede ser un regalo que bodegas y restaurantes pueden hacerse a sí mismos. Los restaurantes, por ejemplo, pueden servir el vino a copas sin necesidad de desechar aquellas botellas que no han sido consumidas en su totalidad u ofrecer a sus clientes mejores vinos por copa sin miedo a que se desperdicie el resto de la botella. En la actualidad, muchos de los mejores restaurantes y sumilleres  del mundo ya usan Coravin. Las bodegas y tiendas de vino son también grandes beneficias de este sistema, ya que, entre otras posibilidades, pueden ofrecer una copa de vino a sus potenciales clientes para ayudarles a decidir sobre su compra.