¿Quién no ha ido a disfrutar de una maravilloso día de sol a l’Albufera? O mejor, ¿quién no recuerda esas excursiones del colegio a este parque natural? Se supone que el uso público y el disfrute ordenador, así como la enseñanza y el estudio de los valores ambientales y culturales son funciones prioritarias en l’Albufera. La realidad es otra bien distinta. El único mirador lleva cerrado más de un año y el horario del observatorio del Racó de l’Olla no cubre las necesidades de los usuarios.

Ahora empresas de la naturaleza y entidades de carácter cultural y ambiental denuncian la falta de opciones para el visitante en el parque natural y reclaman la mejora de equipamientos y un plan de uso público urgente.  La falta de equipamientos limita el disfrute del entorno y la posibilidad de llevar a cabo actividades de educación y divulgación, impide situar este espacio entre los destinos preferidos de los turistas de naturaleza y dificulta cualquier intento de dinamización de la economía local en este sentido.

 

El documento está firmado por SEO/BirdLife, Acció Ecologista-Agró, la Fundació Assut, la Sociedad Valenciana de Ornitología, la Asociación Valenciana de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible, la Asociación Ambiens, la Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza y la Asociación de Guías de Birding de la Comunidad Valenciana, así como por media docena de empresas de turismo de naturaleza que operan o tratan de operar en el parque natural de L’Albufera.