Frente a la mítica Finca Roja, Pica’p es uno de esos lugares que enamora. Ana Vila y Ricardo Gomez son los artífices. Matrimonio en lo personal y en lo profesional. Han conseguido que este local fuera del circuito clásico de ocio lleve 3 años ofreciendo originalidad y buen gusto tanto en su comida como en su ambiente.

El pasado julio Pica’p cumplió tres años, ¿qué balance hacéis?

Muy positivo. Nos lanzamos a este proyecto por amor a la restauración y porque teníamos la sensación de que se podían hacer cosas distintas en esta ciudad. Nos gusta viajar y notábamos que a Valencia le faltaban locales que huyeran del concepto clásico de restaurante y de comida tradicional.

Fuimos pioneros en crear un local con decoración industrial-vintage en la ciudad. Quizás no se nos conoce tanto como a otros restaurantes que vinieron después. Sin embargo, sabemos que cuando uno descubre Picap por primera vez sus paredes transmiten una energía especial y se puede captar todo el cariño con el que fue llevado a cabo.

¿A qué creéis que se debe el éxito de Pica’p?

Creemos que se debe a que hacemos las cosas con verdad y empatía. En Picap nos esforzamos al máximo porque todo sea como a nosotros nos gustaría encontrarlo en otro local. El servicio, la imagen del personal, el mobiliario e iluminación, los pequeños detalles, la música, las materias primas, la presentación de los platos, la limpiezaQue todo esto guarde un perfecto equilibrio es la clave para que un local tenga esencia.

Se os etiqueta de muchas formas: cocina de mercado, tapas creativas, gastrobar… ¿Cómo definiríais la cocina de Pica’p?

La verdad es que es difícil ponernos una etiqueta. De hecho podemos ser todos esos conceptos pero ninguno a la vez(risas). Nuestra carta es principalmente de tapeo, nos gusta que la gente comparta la comida. Es cierto que le damos un toque muy personal a la hora de emplatar y presentar el producto. Nos gusta sorprender pero sin caer en la deconstrucción. Eso sí, siempre materia prima de muy buena calidad.

¿Cuáles son los platos estrella?

Nuestras mini hamburguesas gourmet, la croqueta de morcilla y manzana, los platos de cuchareo creativo al mediodíaTambién la burrata artesana, el tartar de atún con mango, nuestra tosta de guacamole y ventrescay, como no, el crujiente de rabito de nuestra tierra! (risas)

Hablando de vuestra tierra, ambos sois de Requena, algo que se pone de manifiesto en vuestra carta de vinos, ¿Por qué un 70% de la carta son vinos valencianos?

Pues porque estamos en Valencia y creemos que es importante dar a conocer e impulsar nuestros vinos. No sólo por una cuestión de identidad territorial sino porque realmente hay mucha calidad. El invierno pasado pusimos en funcionamiento TIME for WINE dónde cada jueves una bodega nos presentaba cuatro de sus vinos para maridar con nuestra cocina. Ya estamos preparando la programación para enero y febrero próximo. Será genial.

Y en noviembre, estrenáis nueva carta, ¿podéis adelantarnos alguna de las novedades?

Sí. Seguimos en nuestra línea de cocina aunque también nos apetecía explorar un poco en platos de otras culturas. Creemos que va a gustar mucho. Podemos anticipar que habrá un ceviche muy original y también un canelón que hace volar: de codillo y calabaza.

Lleváis casi 10 años juntos, 3 de ellos como socios, ¿que tal la experiencia de trabajar con tu pareja?

Aunque parezca extraño muy bien (risas). Nos compenetramos a la perfección. Lo que a uno le falta el otro lo suple y viceversa. Cada uno tiene sus tareas muy diferenciadas. Picap es como un hijo, no podría existir sin uno de los dos.

Utilizando vuestra metáfora y para finalizar, ¿Pica’p será hijo único?

No. Estamos decididos a ampliar la familia. Hay algunas ideas y proyectos en marcha. Así que esperamos poder darle a Picap un hermanito para 2016.

 

Plaza Pintor Segrelles, 7

Tel. 960 642 867

http://picapbar.com/

HelloValencia, la guía líder de ocio y restaurantes en Valencia