Resulta tan cómodo y práctico llevar unas deportivas para el día a día que nadie duda que pueda ser un estilo más denominado sporty chic. Porque nos encantan los zapatos, y tendríamos más y más, pero también nos pirran las zapatillas.

Los diferentes modelos existentes nos permiten combinar a la perfección con un vestido, unos shorts o un blazer. Hay inifinidad de posibilidades para no perder un ápice de elegancia y toque casual que nos ofrecen.

Por no hablar del color. Algunas marcas como Nike o New Balance se han propuesto no faltar con ninguno de ellos, combinándolos entre sí para quererlos todos a la vez.

Son tendencia y han venido para quedarse. Así que qué mejor manera de caminar por la ciudad que con unas puestas.