Tanto en Ti es el nombre que Nerea Delgado ha elegido para bautizar su ópera prima, su primera incursión en el mundo literario y su primer salto acróbatico al vacío. La editorial Origami ha sido la encargada de materializar y de distribuir una obra que destila amor y desamor de la portada a los agradecimientos. La presentación al público, a su público, fue el pasado jueves 16 de abril en la Casa del Libro. Tras 10 minutos de rigor que se antojaron eternos, por fin llegó Nerea Delgado, como caminando de puntillas, para dar comienzo a la presentación de Tanto en Ti.

Pero Nerea no iba a estar sola frente al público, más tarde iba a acompañarla Luis Carrillo, todo un virtuoso a las cuerdas de su guitarra. En primer lugar agradeció la asistencia y el interés a los presentes, el piso superior de la Casa del Libro se encontraba ya abarrotado por sus seguidores hasta que llegamos al punto que todo el mundo estaba esperando: El recital.

Mudez ruidosa, Se avecina tristeza o Cojera fueron algunos de los poemas con los que nos deleitó. Colmada y feliz, con una sonrisa de oreja a oreja tras los aplausos vimos a Nerea Delgado disfrutando y haciendo disfrutar al respetable. Intimista hasta decir basta, la metáfora precisa y sus miles de símiles escaparon por momentos de las páginas de Tanto en Ti, de modo que formaban parte de la esencia, del perfume poético que se respiraba en el ambiente.

Nerea traduce a palabras los fuegos artificiales que estallan y centellean en su interior. Habla del trasfondo de sus poemas, explica las historias que hay detrás de sus versos y los introduce explicando el contexto en el que se escribieron. Sin rima pero con musicalidad. Su poesía se entremezclaba con las notas que salían de la guitarra de Luis Carrillo al tiempo que la gente enfrente la contemplaba muda. Los instantes que nos salvan la vida y que merecen ser inmortalizados en un poema son sus favoritos. Esos momentos que pasan casi desapercibidos para cualquiera, para Nerea no. El Carpe Díem ruge con fuerza en el poso de sus poemas, como en La ciudad es poesía aunque esta tónica quede en otras páginas eclipsada por el desengaño y por el derrotismo, al fin y al cabo la vida es una montaña rusa. O una ruleta rusa. Y ante todo su poesía es vital.

Pero sin duda lo que más me ha sorprendido de este libro, es que su poesía es muy visual y las imágenes saltan a tu cabeza y te acribillan a emociones: “A la huella de labios y dedos que dejas en los vasos de cerveza”. Sin obviar, por supuesto, la inocencia de quien encañona el mundo con la mirada limpia pese a que en ocasiones la realidad sea tan áspera e incómoda “como hacer el amor en la cama de un faquir.”

Un libro que he disfrutado viviendo y leyendo. Tanto en Ti, de Nerea Delgado.