Las Navidades ya se han acabado y es hora de retomar los buenos hábitos. Las comidas, la ausencia de ejercicio y la falta de sueño desequilibran nuestro organismo y repercuten también en nuestro estado de ánimo.

Uno de los mejores remedios es dormir más y seguir unos horarios, puesto que es durante la noche cuando se produce una mayor regeneración del cutis. El doctor Vicente Mera, jefe de medicina interna y antienvejecimiento de SHA Wellness Clinic, recomienda mantener una correcta climatización de la habitación donde se duerma, la temperatura ideal es la comprendida entre los 17 y 20 grados centígrados, pudiendo alterar la calidad del sueño tanto los ambientes muy fríos como los muy calurosos.

Teresa Mizón, experta en nutrición y terapias naturales de SHA, incide en la importancia de mantener una alimentación variada y saludable. Reducir los lácteos, el azúcar, las harinas refinadas y las proteínas animales mientras se incrementa el consumo de verduras, cereales e infusiones es una muy buena opción.

ginial 620×250

Marcarnos objetivos a corto plazo ir eliminando aquellos hábitos perjudiciales para nuestra salud hará que no abandonemos tan rápidamente nuestros propósitos de Año Nuevo. Empezar a hacer ejercicio suave y moderado tras la vuelta a la rutina es otra de las claves para la puesta a punto.