Sala Russafa inaugura su 4ª temporada y para ello quiere invitar a todos los vecinos de Ruzafa al estreno de Matar al Rey. De esta manra, Sala Russafa quiere dar a conocer todas las actividades programadas para los próximos meses en el Centre Cultural y Docent con una jornada de puertas abiertas.

Este evento tendrá lugar el miércoles 15 y, a partir de las 18:00h., los vecinos de Ruzafa y todos aquellos que presenten el flyer informativo podrán conseguir su invitación. ¿Dónde se pueden conseguir los flyers? En las sedes de las asociaciones vecinales, bares y restaurantes, comercios e instituciones como Junta Municipal de Russafa, UBIK Café, AVV Russafa-Gran Vía o el Mercat de Russafa. Además, quién se haga seguidor de la sala en Facebook podrá descargar este flyer. Los asistentes podrán conocer las instalaciones, su programación y asistir al estreno de Matar al Rey.

Así, los responsables de la Sala Russafa reafirman una vez más su voluntad de convivir con público, con los habitantes y con los visitantes del barrio. Según Juan Carlos Garés, socio y gerente de la sala, “ya sólo podemos confiar en el apoyo de las personas porque las políticas culturales que podrían aliviar la situación de las artes escénicas no se regeneran. Garés es consciente de que el bolsillo de público está tocado, “los datos de la SGAE revelan que las artes escénicas han perdido más de un 30% de espectadores”.

ginial 620×250

Esto ha llevado a Sala Russafa a crear algunas medidas que intentan facilitar el acceso de la gente al teatro, como el descuento de 2€ en taquilla para los vecinos del barrio o los abonos trimestrales, que permiten disfrutar de varios espectáculos a precio reducido.

1.500 m² dedicados a la cultura

05_1En lo que fuera una antigua fábrica de maquinaria industrial hoy se asientan un escenario y un patio de butacas con capacidad para 178 espectadores, dos aulas polivalentes, un pequeño café y un centro de creación y producción teatral. Además, Sala Russafa ha creado iniciativas propias, como el Festival de Teatro para Niños y Niñas Contaria, Russafa en dansa o el Festival de Talleres de Teatro Clásico.

Para esta temporada, el centro cultural propone una programación escénica con marcado carácter clásico, revisitando periodos y personajes históricos, géneros, autores y obras universales, pero desde un punto de vista novedoso, que derriba mitos y miedos para mirarlos de cerca, estableciendo paralelismos con nuestro tiempo.

El estreno que abre la temporada y que firma la compañía valenciana Arden. Matar al rey, escrita y dirigida por Chema Cardeña, toma como punto de partida la extraña muerte de Enrique IV y su velatorio, en el que se reúne una galería de interesantes (e interesados) personajes: su esposa, la reina consorte Juana de Avis y Aragón; su hermana, futura Isabel la Católica; Beltrán de la Cueva, valido y supuesto amante del monarca; y un misterioso médico judío. Un elenco compuesto por Juan Carlos Garés, Rosa López, Iria Márquez, Jaime Vicedo y el propio Cardeña interpreta esta trama llena de intrigas, construida a modo de thriller y ambientada en la Castillamedieval. Una reflexión sobre la instrumentalización de las personas y el comportamiento humano frente al poder.

En cuanto a la programación escolar y familiar, Sala Russafa mantiene el mismo espíritu que en la adulta, demostrando que los niños también pueden entrar en contacto de manera divertida y original con estilos, géneros, personajes y textos clásicos._MG_7496 grande

Y a partir del 1 de noviembre regresan `Las Golfas de Sala Russafa’ – funciones los sábados a las 23h- con el estreno de SomShow, un homenaje a un género que se ha convertido en un clásico en las artes escénicas: el music-hall.  Una divertida propuesta que actualiza los shows musicales de transformismo y humor que triunfaron en la noche valenciana en los 80’.

Por último, la programación musical de Sala Russafa esta temporada se centra más que nunca en la escena independiente valenciana con conciertos de figuras como Julio Bustamente, Emma Get Wild, Elíal o Polonio, pero dejando también espacio a otros sonidos como el jazz en un homenaje a Georges Brassens.