Acaban de llegar a la redacción las primeras fotos de la Shopening Night, una noche en la que las compras fueron la estrella de la noche. Las tiendas del centro de la ciudad no quisieron perderse esta oportunidad de abrir sus puertas hasta pasadas las 12 de la noche. Pero nada que ver con el famoso cuento de Cenicienta, quien quiso se pudo quedar mucho más tiempo disfrutando del maravilloso ambiente, la buena música y los mejores aperitivos. 

Bloggers, personalidades y los más fieles clientes no dudaron en salir a la calle para disfrutar de una fiesta con aires de los setenta. Las calles se llenaron de globos, sombreros de ala ancha, flores… todo para rendir tributo a la época hippie por excelencia.