Santa Claus is coming to town! Efectivamente, la navidad está a la vuelta de la esquina y para celebrarlo que mejor que desplazarnos a alguna de las ciudades del norte de Europa. En la mayoría de ellas, siguen las tradiciones de montar los típicos mercadillos navideños con sus casas de madera donde puedes encontrar desde dulces o Glühwein (vino caliente) hasta juguetes de madera o antigüedades. 

Una de estas bellas postcards podemos encontrarla al noreste de Francia, concretamente en “la ciudad de las calles”, Estrasburgo. Elegida en 2013 como la villa con  mejor mercadillo navideño, esta ciudad alsaciana de pasado alemán pero actualmente francesa, presenta la atmósfera perfecta para montarte tu propio cuento de navidad al más  puro estilo Dickens. Recuerdas al malvado Mr. Stoorges?

strasbourg1

Rápidamente accedemos al centro gracias a su magnífico tranvía y bajamos cerca de la impresionante catedral gótica de Notre Dame. Cerca de las 12.30 tiene lugar el desfile de los apóstoles del reloj astronómico y si además quieres deporte, súbete los 332 escalones para ver desde lo más alto las antiquísimas fachadas alsacianas como la cercana Maison Kammerzell. Mientras tanto la gente calienta el cuerpo con crêpes, beignets o boules de neige, dulces cargadítos de azúcar, ya te puedes imaginar.

Ahora que ya vas mas calentito con tu vino aromatizado de canela, te recomiendo que te pierdas como Hansel y Gretel en  un paseo por la Petite France, lo mejor!. Es un antiguo barrio de pescadores y molineros, plagado de canales con esclusas para regular el agua del río III. Pero aquí lo que te va a dejar alucinado son la cantidad de casas de muro con vigas de madera, los puentes cubiertos(Ponts-Couverts)o las torres vigía medievales presentes en la Gran Isla. Puedes acabar cenando chocrout o baeckeoffe, tarta flameada o el spaetzle por ejemplo en alguno de los restaurantes de la zona como en Chez Yvonne.

Si queremos party, quedamos en la plaza Kleber, donde montan en estas fechas el gigante árbol de 30 metros traído especialmente de los Vosgos, muy iluminado por los destelleantes escaparates navideños de las Galerías Lafayette. Nos tomamos una primera copa en alguna winstubs y luego rematamos por el barrio de Krutenau.

strasbourg2

Como algunos no descansamos en todo el año con el running o el walking, puedes gozarlo practicando en alguno de los cuidados parques como L’Orangerie, La Ciutadelle, el Botánico y el Contades. Luego puedes recordar lo europea que es esta ciudad y acercarte a las sedes del Parlamento y el Consejo Europeo, entre otras importantes instituciones.

Que te queda algún día más?. Pues pilla tren y visita el pueblo de Colmar, está cerca y también disfrutarás de su encanto. Si te quieres ir más lejos pasa por Frankfurt donde comienza la selva negra alemana, bosques espectaculares y nieve a tope.

Happy new year, folks!