Poco a poco, dejamos atrás el invierno y podemos ir liberándonos de los colores oscuros desempolvando las prendas más luminosas de nuestro armario. Una base blanca mezclada con prendas y complementos con un punto de color puede ser una opción más que acertada para nuestros primeros estilismos primaverales