Hola, desde hoy comienzo a compartir contigo, una forma de sentir y vivir que nos lleva a la reconexión con el orden de la naturaleza, partiendo de la base que la naturaleza más próxima que tenemos es el cuerpo humano, nuestro cuerpo, en todos sus aspectos, físico, emocional y mental,  y cuando estos tres aspectos se alinean surge desde dentro una expresión unificadora y armoniosa que nos lleva a vivir en comunión y felicidad.

Hemos de entender que la salud es una dirección, no un estado estático como pretende la medicina moderna, en realidad ese estado estático sería como embalsamar la salud, y esto no es posible porque existimos en la dimensión del cambio, donde lo único constante es cambiar. Vivimos en una continua metamorfosis, todo pasa y se transforma, comemos y lo que comemos se transforma en nosotras/os, no sólo en un pedazo de piel, de ojo, de sangre, de viscera, de pensamiento, de emoción, de recuerdo, sino también en lo que eliminamos: heces, micción, menstruación, lágrimas, risas, canto, ideas, actividad física, discurso, embarazo, lactancia, semen, fluidos vaginales, sudor, saliva, mucosidad, vellos….

Así, dependiendo de la calidad de lo que comamos con energia más densa y de vibración lenta y pesada, tardará en eliminarse del cuerpo y probablemente en su proceso lento de eliminación genere en el cuerpo cúmulos difíciles de disolver, (lo que la OMS advierte como cancerígeno), o que se liberen de forma grosera creando otra metamorfosis anarquista paralela a nuestro cuerpo, por ejemplo las carnes y los lácteos.

Hay otra categoria de alimentos que se liberan muy rápido, generando en el organismo un estrés extremo, pues se asimilan muy rapidamente en la sangre y se liberan muy rapidamente, dando lugar a la ansiendad, la adicción, y los trastornos de bipolaridad orgánica, como los azúcares simples.

Hoy te propongo dar un salto con los dos pies para empezar una nutrición revitalizante, que genere el mínimo de residuos en el cuerpo, que se libere de forma lenta y constante y genere salud y felicidad. El primer paso consiste en eliminar o reducir, carnes, el segundo eliminar los lácteos y el tercer paso eliminar los azúcares simples y empezar a introducir en tu día a día, cereales integrales en grano, legumbres, verduras de temporada, algas marinas, sal marina no refinada, y endulzar con melaza de arroz.

Por hoy te dejo con estas inquietudes, la próxima semana, te  enseño a crear un menú equilibrado.

Si quieres alguna aclaración extra escríbeme, ya sabes adoro compartir contigo.

que seas feliz!!

Patricia Restrepo