Nacido en Cádiz pero de ascendencia irlandesa, este polifacético actor es todo un todoterreno encima de los escenarios. Ha encarnado a Alfredo Escobar en la serie Doctor Mateo y a Arturo Cañas en Camera Café, también tiene un grupo de música llamado Alex O’Dogherty y la Bizarrería, y ahora se encuentra completamente centrado en la función The Hole 2, un espectáculo que está cosechando un éxito de crítica y de taquilla abrumador.

Actor de teatro, de cine, de televisión, cómico, tocas varios instrumentos y seguro que me dejo algo… ¿hay alguna disciplina artística en la que no te hayas atrevido a entrar pero que te gustaría probar?

El claqué.

¿Qué diferencia al actor de teatro del de cine o televisión? ¿En qué cambia el oficio?

Fundamentalmente en el público, en el tiempo y sobre todo en las prisas. El teatro nunca me lo tomo como una única toma porque yo siempre pienso que si hoy sale mal mañana saldrá mejor, lo bueno que tiene el teatro es que te da la posibilidad de mejorarlo al día siguiente. En televisión no siempre se graba hasta que queda como tiene que quedar, sino que hay veces en las que se da por buena una toma porque no hay tiempo para hacer más.

¿Te preparas igual los papeles?

Cuando es teatro generalmente, y afortunadamente, tienes más tiempo para prepararlo. Y si es cine depende del tipo de película y del tipo de producción tienes más tiempo para prepararlo. Hay veces que en la tele te pasan los guiones la noche antes para rodar el capítulo al día siguiente, osea que no te dan mucho margen para prepararlo.

Siempre has sido multidisciplinar y nunca te has centrado en una única cosa, hay un dicho que dice: “El que mucho abarca poco aprieta.” ¿No sientes que habrías llegado más lejos sacrificando alguna de tus inquietudes artísticas?

Seguramente, pero ¿más lejos para qué? ¿más lejos donde?

Habrías depurado al máximo tu técnica actuando, escribiendo o bien cantando.

Tampoco te creas que yo he elegido lo que he hecho, todo en mi vida me ha ido llegando, me ha ido viniendo. No creo realmente que mi vida hubiera sido mejor si me hubiera dedicado a una sola cosa, echaría mucho de menos todas mis otras inquietudes. A lo mejor prefiero ser aprendiz de todo y maestro de nada. Es bonito estar siempre aprendiendo y quizá mi carrera tarde más tiempo en convencer a todo el mundo que si me hubiera dedicado solamente a seguir un camino. Si me hubiera dedicado a ser sólo un súpermonologuista no tendría ahora un grupo de música maravilloso, ni hubiera hecho treinta películas.

Por el contrario, ¿no creés que gracias a tus diferentes facetas artísticas se produce una sinergia entre tus públicos? Hay gente que te conoce a través de los monólogos y que luego se interesa por tu carrera en el cine y viceversa, jugando así a tu favor la fragmentación artística.

Sí que es cierto que cuanto más tiempo pasa, más juega a mi favor lo que comentas, y que cada vez la gente me conoce más. Cuando haces tantas cosas es muy difícil que la gente te conozca en un corto período. Tiene que pasar mucho tiempo para la gente diga este es el tio que yo vi tocando, o este es el mismo tio que vi haciendo la película aquella. Cuando todo el mundo se de cuenta de ello igual tendré cincuenta años.

Hablando de tu música, tienes un proyecto musical llamado “La Bizarrería”, ¿qué nos puedes contar de tu grupo y del show en directo?

Que es un regalo del tiempo que durante mucho tiempo he soñado. Yo quería estar en una banda y ahora tengo un disco que me ha costado mucho esfuerzo y mucho dinero, por mi parte sobre todo. Es una suma de tres años de ensayos, mucho esfuerzo, conciertos y de rascar tiempo, salud y dinero para un proyecto en el que yo confiaba mucho. La Bizarrería me ha dado muchas alegrías y la voy a llevar a Valencia, del 11 al 15 de marzo en el teatro Talía.

¿Qué puede esperar el público de un concierto-espectáculo vuestro?

Que no es solamente música. Lo llamamos concierto-espectáculo porque está basado en un concierto, tiene una estructura de concierto de 13 canciones y fundamentalmente hay una banda muy buena que toca esas canciones, pero entre canción y canción pasan muchas cosas. Y no es un concierto al uso en el que se termina una canción y no pasa nada, aquí hay presentaciones, monólogos, poemas, y sobre todo, nada de pausas.

Vuestra propuesta podría considerarse una alternativa al clásico concepto de grupo impuesto por la industria musical y por el mainstream. ¿Cómo ves la industria musical en España?

No sé, no la conozco. Yo me he inventado mi propia productora y me he producido mi propio disco. No me interesa la industria musical en España y no creo que esté interesada en mí. No es la típica música que te meten con calzador en las radiofórmulas, pero afortunadamente el carácter teatral que tenemos nos ha abierto las puertas de los teatros. En cierto modo estamos acuñando una nueva forma de hacer las cosas bastante personal, en estos tiempos que corren hay que inventarse cosas nuevas y formatos nuevos.

¿Crees que gracias a Internet y a la autogestión hay más grupos “diferentes” que se están abriendo un hueco en el panorama musical?

No cabe duda de que Internet es una ventana ahora mismo y muchas personas que no tenían antes la oportunidad de darse a conocer ahora pueden. La autogestión va íntimamente ligada a eso, la autogestión es una palabra que me acompaña desde hace más de veinte años y es lo único que he hecho toda mi vida. Siempre he estado inventando, escribiendo, y por eso siempre apoyo a toda la gente que le da por la autogestión, por crear y por soñar porque creo que en este pais hay mucho talento y tenemos que rompernos la cabeza por sacar lo mejor que llevamos dentro.

Ahora estás centrado en The Hole 2, un espectáculo diferente y bastante difícil de clasificar. ¿Cual es la clave del éxito de The Hole 2?

La clave de The Hole 2 es la misma que la de la edición anterior. The Hole 2 viene a tratar de mejorar y cubrir las ausencias que tenia The Hole 1 tratando de mantener toda su esencia original. La esencia de The Hole 1 básciamente se basaba en una mezcla perfecta de números acrobáticos, sensualidad, erotismo, monólogos de humor. Esa mezcla perfecta que se hizo en su momento la hemos tratado de mantener en The Hole 2 añadiéndole una mayor coherencia en los textos, en la línea argumental y en la música en directo. Hay muchas diferencias y grandes similitudes entre las dos entregas de The Hole, pero son evidentemente hermanos.

¿Qué tipo de continuidad mantiene con la primera edición?

Evidentemente no es una obra sesuda, no hay que pensar mucho y no es necesario ver la primera parte para entender la segunda. The Hole 2 tiene como objetivo que la gente que llega alli se olvide de su vida y de sus problemas. En la primera entrega de The Hole se contaba una pequeña historia entre dos personajes: la relación amorosa entre el maestro de ceremonias y su rata. Pero eso cambia en The Hole 2, cuyo argumento se centra en la continuación de esa historia, en la que dichos personajes se han separado y dudan de si vale a pena volver a intentarlo.

¿En este show te veremos en Valencia verdad?

Sí, yo estaré las dos primeras semanas de Valencia.

¿Cuál es vuestro feedback con el público? ¿Qué clase de sensaciones experimentan los asistentes a vuestro espectáculo?

Inmejorables diría yo. Afortunadamente es la clave de que The Hole lleve ya cuatro años. Si el feedback no fuera bueno aquí no hubiéramos durado ni un mes. La gente se muestra muy agradecida, muy cariñosa, son casi tres horas de diversión con una inyección de optimismo y energía.

¿Hay alguna anécdota que destaque sobre el resto?

¿Anécdotas? Muchísimas, tenemos tanto trato con la gente que… que nos hacemos fotos con ellos y nos tocamos mutuamente. A unos los pillaron en el palco follando, otro día un chico le compró a su novia un vibrador por control remoto y se lo fue encendiendo durante todo el espectáculo… y más cosas que no se pueden contar.

El lema de The Hole podría ser: “No me digas que no, esto aquí sí que se puede hacer.” ¿Qué es eso que se puede hacer en The Hole y no en el resto de los espectáculos?

Lo que se puede en The Hole es precisamente todo, uno se puede olvidar de todos los problemas que tenga y cargar las pilas para un mes o para un año. La gente sale revitalizada de este espectáculo y sale con ganas de vivir y eso es impagable, no tiene precio. De hecho, yo conozco gente que más de seis o siete veces.

¿Cual es tu papel como maestro de ceremonias dentro del show?

Nuestro papel, en definitiva, es el de la persona que recibe al público, que les atiende y que luego les presenta el número. Nuestra tarea es la de hilarles todo el espectáculo y llevar el peso argumental de la obra contando todo lo que va ocurriendo. Ha sido todo un acierto incluir en esta obra la figura del maestro de ceremonias porque marca la diferencia con otros espectáculos de circo, aquí hace falta alguien que lleve esto para adelante y esa figura es la del maestro de ceremonias.

¿Qué te diferencia de otros maestros de ceremonias que tiene el show como Paco León o La Terremoto de Alcorcón?

Lo que nos diferencia a cada uno evidentemente es la personalidad, uno puede ser más sarcástico, más irónico, más canalla. También a nivel estético, cada uno de nosotros participamos en la creación de nuestro personaje.

¿Cual es tu relación con la rata que aparece en la obra?

¿Te refieres a mi relación personal con la rata?

La profesonal, no me quería inmiscuir en tu vida privada.

(Risas) El maestro de ceremonias presenta a la rata y cuenta con gracia su bizarra historia de amor. Al fin y al cabo es una metáfora de que las parejas no tienen por qué fijarse en las apariencias para que exista el amor. En The Hole 2 vamos un poco más allá porque parte del hecho de que el maestro de ceremonias y la rata se han separado y vuelven a encontrarse y surge la duda de si volver o no volver, de si merece o no la pena volver a intentarlo. La verdad es que mi personaje está un poco desencantado con el amor porque se ha dado cuenta de que todo se acaba y de que las parejas no duran eternamente.

Y ya para terminar, ¿qué le depara 2015 a Álex O’Dogherty? ¿Algún nuevo proyecto a la vista? He leído que tienes escrito un espectáculo nuevo que quieres estrenar, y también grabar otro disco. ¿Te dará tiempo a todo?

No creo que el disco lo pueda grabar este año, pero sí que empezaré a ensayar canciones nuevas para ir preparando un nuevo espectáculo con la Bizarrería. Antes quiero terminar un espectáculo en solitario. También estrenaré una película en primavera que se titula “Felices 140” dirigida por Gracia Quejereta con Maribel Verdú, Antonio De La Torre y Eduard Fernández. Ah y el día 7 de febrero actuaré en la Gala de los Goya.