Empieza la época de premios, de galas, de agradecimientos interminables y de curiosas anécdotas que dan de qué hablar al día siguiente. Con ellos llegan también los aciertos y los horrores estilísticos. Los Globos de Oro han dado el pistoletazo de salida a la temporada y no han dejado indiferente a nadie: unas fieles a su estilo, algunas que pierden su esencia y otras que podrían pasar totalmente desapercibidas.

Lady Gaga, tan esperada en todas las alfombras rojas por ver con qué se atreve esta vez, apareció con un discreto vestido negro de Versace pero dando su toque personal en el detalle de las caderas. No nos queda más que aplaudir su buen gusto y así, entre aplausos, pasamos al romántico vestido de Alicia Vikander firmado por Louis Vuitton, con un precioso escote en la espalda, falda plisada semitrasparente y pequeños volantes en el cuerpo, un conjunto aniñado que enamoró a muchos. Otra que apostó por el blanco fue Jane Fonda y, a pesar de los memes que inevitablemente han aparecido, solo se nos ocurre una palabra para describir su look: ‘perfecto’. Un modelo de Alta Costura firmado por Saint Laurent que ponía de manifiesto lo bien que la actriz y escritora lleva sus 78 años (¡ya nos gustaría a muchas llegar a esa edad tan bien como ella!).

globos_de_oro_1.jpg

Como si pasara por allí, con un look que a priori no encajaría en la alfombra roja, Olivia Palermo se presentó con un Delpozo recuperando la tendencia color blocking en negro (aunque según en qué foto parece verde), rojo y rosa. Otra que desafió las reglas fue Taylor Schilling vistiendo pantalón y blazer. Siguiendo la tan recurrida tendencia cut out pudimos ver a Jennifer Lawrence, quien parece haber acertado de nuevo en la red carpet con un vestido rojo firmado por Dior que dejaba su cintura al descubierto.

globos_de_oro_2.jpg

Fotos: smoda.elpais.com

  

Facebook     Twitter     Instagram