Dirigida por Eliseo Subiela e interpretada por Darío Grandinetti y Sandra Ballesteros

Voy a hablaros de una reliquia dirigida por Eliseo Subiela, una coproducción argentinocanadiense del año 1992 que ha sabido hacer historia y hacerse un “huequito” en el corazón de muchos espectadores. El Lado Oscuro del Corazón? Esta entrada de mi blog es a modo de curiosidad, no se trata de una película actual ni mucho menos de un film apto para todo tipo de públicos. Lo cierto es que la semana pasada fui al cine a ver la última película de James Bond y quedé tan defraudado que no merece estar en la sección de cine de nuestra revista. Lo siento y enhorabuena, porque voy a hablarte de algo mejor.

El Lado Oscuro del Corazón es una película que disfrutarán los amantes de la literatura, de la poesía, de Buenos Aires, de Montevideo y de lo distinto. Para los amantes del cine metafórico, del surrealismo y del cine experimental, esta entrada es para vosotros.

El Lado Oscuro del Corazón, película de cine

Esta película trata sobre un poeta, Oliverio Girondo, interpretado por el gran actor Darío Grandinetti, que se enamora de una prostituta, Ana, interpretada por Sandra Ballesteros. Como todo buen poeta, Oliverio escribe burlando a la muerte y persiguiendo a la mujer a la que ama. En este caso, la película está repleta de poemas perfectamente bien encajados dentro de los diálogos y de las escenas. Estamos hablando de una de las películas más poéticas, con este valor añadido perfectamente justificado, que se han creado jamás.

Su banda sonora es mágica, desde la melodía de Osvaldo Montes que da vida a la película hasta su mítica canción de créditos: Verdad Amarga de María Martha Sierra Lima. Como dije antes, es una película 100% artística y por lo tanto no podía descuidar el 50% de su contenido.el-lado-oscuro-del-corazon, Darío Grandinetti

El cameo estelar del propio Mario Benedetti, la sensibilidad de cada plano, la vida de un poeta en Buenos Aires que “sobrevive” gracias pero también a pesar de la poesía. El humor, la alegre forma de ver el mundo de su protagonista y una larguísima lista de cosas hacen de esta película algo único, una pieza de coleccionista y, en definitiva, un clásico completamente atemporal.

“Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! —y en esto soy irreductible— no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar.

Si no saben volar ¡pierden el tiempo conmigo!” Oliverio Girondo, El Lado Oscuro del Corazón. 

Más cine en el blog de helloValencia Someone in the Crowd

Crítica de la película en FilmAffinity