Ante la reciente fama de Sergio Carrión, valenciano de 22 años, muchos son los que se preguntan quién es este joven que escribe lo que sentimos todos y que solo él sabe expresar. WHAT MORE? te trae todo lo que te interesa acerca de este artista que está moviendo masas en las redes sociales y que ya tiene publicado el primero de seguro, muchos libros. En un mundo de grises marca el inicio de una carrera que se presenta más que exitosa para este apasionante y modesto escritor que nos revela algunos de sus pensamientos más personales a continuación.

 

¿Puede explicarnos el título de su poemario ‘En un mundo de grises’  y la esencia del libro?

            “En un mundo de grises” fue el título que le di al primer blog que tuve, allá por 2009. Suelo decir, cuando alguien me pregunta por el significado del mismo, que lo elegí porque “en el mundo no todo es blanco y negro, sino que hay una gran escala de grises”. Al decidir ponerle fin a mi etapa en el blog, unos años después, y comenzar a publicar en mi página de Facebook, consideré continuar con el mismo título, ya que por entonces representaba algo mucho más grande. “En un mundo de grises” se había convertido en el eslogan de mi propia naturaleza. 

            La esencia del libro, por otra parte, no es otra que la esencia de la vida que llevé durante esa etapa, que acabó con la publicación, el pasado septiembre, de mi obra. Sí es cierto que me tomé muchas licencias, y exageré y adorné, e hice las cosas más bonitas o más tristes de lo que en realidad fueron. También hay cosas que no sucedieron, la mayoría, pero no podría negar que yo viví aquello, de alguna forma. Que lo que escribía existía en mi, y eso fue lo que entregué.

-¿Es difícil la publicación de un libro para un chico joven?

            Publicar es difícil, porque en el mundo editorial también se ha notado la crisis, y las editoriales han cerrado el grifo, abandonando muchos proyectos. Ahora van a lo seguro, es decir, apoyan a autores con cierto recorrido, alguien que saben que venderáun mínimo de ejemplares. De alguna forma, esto llevó a un cambio en el planteamiento de los artistas emergentes, y mientras entraban en auge las redes sociales y se descubrían nuevas formas de compartir contenido, las editoriales entendieron que las reglas del juego habían cambiado. Ahora, si quieren encontrar a autores que les reporten beneficios, sólo tienen que buscar en Twitter, Facebook o en blog literarios. Respondiendo a la pregunta, hoy en día publicar es tan difícil como difícil te resulte captar la atención del público en las redes sociales.

¿Qué le da la poesía frente a la narrativa? ¿Se ha planteado escribir narrativa?

            En realidad, escribo prosa poética, que a grandes rasgos ejerce de puente entra la poesía y la narrativa. Ahora mismo, me resultaría bastante complicado escribir un poema, y que éste expresase tanto como cualquiera de mis textos. Estoy mucho más cómodo adaptando las formas de la prosa, su estructura y tiempo, e incluir la esencia de la poesía.
            ¿Escribiré una novela? Seguramente. No sé si me lo plantearé para mi próximo proyecto, o si quizá sea algo más lejano. Creo que la narrativa pura, es un mundo en el que aún tengo que profundizar, y al que acostumbrarme, si mi deseo es el de ofrecer algo que tenga valor literario.

¿La poesía es fruto de la inspiración o más bien del trabajo?

            La inspiración es vital. Un poema sin ella, serían las instrucciones de algo. Sí es cierto que la inspiración puede trabajarse, y adquirir el autor cierto control sobre ella, para recurrirla cuando sea necesario. Pero escribir también exige trabajo. Se debe saber cómo o cuándo, poner esta palabra o aquella, y saber estructurar las ideas que te vienen a la cabeza. Ante todo, se ha de tener vocación, porque es un mundo frustrante y difícil, y uno necesita sentir pasión por lo que hace.

-¿Qué concepción tiene de la poesía?

            La poesía puede entenderse de muchas formas, pero para mí es un puente que me conecta con el mundo, una forma de percibir y notar la realidad que me rodea. A veces también ejerce de arma y medio, y con ella se es capaz de hacer temblar según qué cimientos. A grandes rasgos, la poesía es la fotografía de un instante; el papel de regalo que envuelve algo vivo.

-¿Cómo es su propio proceso a la hora de escribir poesía?

            Se empieza a escribir poesía antes de sentarse a redactar cualquier cosa. Se empieza a escribir poesía cuando se desea hacerlo, y las ideas que le vienen a uno y las experiencias, las percibe como algo sobre lo que hablar más tarde. Después de un tiempo en el que el autor ha vivido esto y aquello, y tiene cosas que cree necesario compartir, escribir es la parte más fácil y menos importante. Al menos para mí, el proceso creativo es una constante.

-¿Qué poetas son sus referentes y autores de cabecera?

            No leo tanto poesía como narrativa, y no leo tanta novela como veo cine. En gran medida, mi estilo está más influenciado por lo visual que por lo literario, aunque también hay grandes obras que se han escrito para la pantalla grande.

            Podría hablarte de lo que disfruto leyendo a clásicos como Hemingway o Orwell, o lo fascinante que me parece la estética gris de Murakami. También aprecio las obras de autores nacionales como Escandar Algeet, Irene X, Benjamín Prado, Rodolfo Serrano, Ernesto Pérez Vallejo o Pedro Andreu; son voces que se diferencian entre la multitud, con una sutileza y una autoridad fascinantes.

¿A quién dedicó su primer poema si asílo hizo?

            Sinceramente, no lo recuerdo. Supongo que a la persona de la que creía estar enamorado entonces. Yo empecé a escribir muy joven, con 11 o 12 años, realmente en esa edad, lo más fácil es escribir por uno mismo, y por la vida tan complicada que cree tener, a las puertas de la adolescencia.

¿Le gusta más recitar sus versos ante público o que sea el público quien los recite a diario?

            Sólo he recitado una vez en público, y fue por hacerle un favor a un amigo. Creo que no tengo el perfil ni la voz, para subirme a un escenario y recitar adecuadamente algo tan íntimo y personal como un texto o poema. Tendré que dar el salto, por supuesto, porque quisiera poder dominar todos los niveles para transmitir lo que hago.

¿Cómo ve la literatura, y en particular la poesía, en España?

            Vivimos un boom poético, que ha ido muy ligado al auge de las redes sociales, y a las nuevas formas de compartir contenido. Han surgido talentosos y jóvenes autores, y hoy en día hay una oferta plural, algo que ha motivado que la gente se interesa más por leer y conocer este mundo. Es algo maravilloso.

-¿Qué consejo daría a los jóvenes poetas que están empezando?

            Que no se obsesionen con el público que puedan tener. La poesía es algo pasional, no ligado a la matemática ni a la influencia que, como autor, uno pueda tener en su disciplina. Comentaba antes que ahora hay más voces dispuestas a compartir su trabajo, lo que dificulta en parte que se destaque una entre todas ellas, pero eso no es tan importante como formar parte de esta nueva generación, con suficiente talento y medios para marcar una época.

            Aquellos que escriben, que sigan haciéndolo; los que esperan comenzar, que lo hagan pronto. La poesía es algo pasional, es la vida en sí misma. 

 ¡NO OLVIDEÍS COMPARTIR Y DARLE ME GUSTA! Y ENVIAR VUESTRAS RECOMENDACIONES Y OPINIONES A sarachaparrovillaescusa@hotmail.com