La exposición tiene doble sede en la Fundación Bancaja y en el Museo de Bellas Artes

La Generalitat y la Fundación Bancaja han decidido prorrogar la exposición homenaje al pintor valenciano Ignacio Pinazo Camarlench, que se inauguró el pasado 4 de octubre en la Fundación Bancaja y en el Museo de Bellas Artes de Valencia, hasta el 5 de febrero de 2017.

La exposición tiene dos sedes, pero un mismo hilo conductor que reconoce la evolución artística de Pinazo, quien transitó de la tradición pictórica a las técnicas modernistas, centrada en una amplia gama de retratos que pintó desde finales del siglo XIX hasta su muerte en 1916.

En el Museo de Bellas Artes se expone la muestra Pinazo. La historia y el retrato. De la gran tradición al modernismo. Esta propuesta incluye 79 obras que pertenecen, por una parte, al ciclo evolutivo de su pintura histórica y, por otra, al ciclo biológico de la imagen del pintor desde la tradición al modernismo. La muestra ha servido de reclamo para atraer visitantes al Bellas Artes. De hecho, durante los meses de octubre y noviembre, 27.172 personas se acercaron a las instalaciones del museo, cifra que supera los 22.446 visitantes que se registraron en el mismo periodo que el año pasado. Las dos piezas principales que requieren la atención de los visitantes son Últimos momentos del Rey Don Jaime (en la versión que fue premiada en la Exposición Nacional de 1881 y que es propiedad del Museo del Prado) y Santa Mónica, también conocida como La Caridad (perteneciente al MNAC) que son exhibidas por primera vez en Valencia.

renault clio LIMITED 620×250

En la Fundación Bancaja, con la colaboración de BNP Paribas Wealth Management, se puede visitar la muestra Pinazo. De la gran tradición al modernismo: el retrato, integrada por 52 obras entre las que destacan María Pampló, María Teresa Laval, El tío Capa, la Condesa de Trénor y dos retratos de Emilia Marqués. Y, por primera vez, se pueden contemplar juntos la serie de retratos de la familia Jaumandreu.