La gatera del barrio del Carmen: una pequeña casa con una gran historia.

    Fotografía de uno de los inquilinos de la gatera. Fotografía de Diego López Jiménez.

En el emblemático barrio del Carmen de Valencia no paramos de encontrar lugares legendarios y curiosos. Concretamente en la calle Museo número nueve encontramos una diminuta casa del todo completa en sus detalles.

Compuesta por fachada de tres alturas, junto a una jardinera que hace las veces de patio de la casa. La puerta principal está presidida por un escudo heráldico, en una de sus ventanas podemos contemplar la imagen del mítico actor Charles Chaplin, con escaleras, una fuente, tejado , un panel indicativo de que la casa está asegurada contra incendios e incluso posee una inscripción muy peculiar en la parte superior de la fuente. Así todo, la casa tiene número de edificio y en sus puertas pequeñas, aldabas. Hasta aquí todo sería del todo normal si no fuera por la peculiaridad de que esta casa está destinada al uso de una familia valenciana de gatos. Sí. Así es. De hecho la casa es del todo funcional y por su puerta principal entran y salen los gatos como “gato por su casa”, los cuales parecen vivir en el solar que se encuentra tras el muro donde se alza la escultura a modo de gatera.

ENTRADA DE LA GATERA. FOTOGRAFIA DE PETRU E. PLOSCARIU

Esta obra es fruto del trabajo del escultor-cantero Alfonso Yuste Navarro, quien hace años contemplaba como unos gatos entraban por un agujero en el solar donde se encontraba su propio taller, y fue entonces cuando decidió homenajearlos con esta diminuta construcción. Para ello aprovechó trozos de cerámica, mármol y hasta un carro de supermercado.

De hecho, la gatera estuvo en la misma calle, pero en la pared de enfrente. Sin embargo, en la década de los años noventa, el muro en el que situaba se derribó para rehabilitar el edificio. Es por ello que más tarde se trasladó justo enfrente gracias a la obra de Yuste, con el consentimiento de los vecinos del barrio. Fue entonces cuando se le añadió la segunda planta para hacer la gatera todavía más curiosa. En la actualidad su ubicación original lo ocupa una tienda de trajes de flamenco.

Cuenta la leyenda que en la época del Cid Campeador, los católicos tenían la superstición de que el gato era un animal del otro mundo, diabólico y portador de mal fario. Una de las misivas del Cid tras haber conquistado Taifa de Balansiya, resultado del fin del Califato de Córdoba, mandaba exterminar a todos los gatos de la ciudad. Como consecuencia solo sobrevivieron cuatro gatos a aquel suceso. Es por ello por lo que podemos leer lo siguiente en la inscripción de la casa:

“A la memoria dels quatre gats que quedaren al Barri del Carme l´any MXCIV. Mai se les va sentir un miau més alt que altre” (En memoria de los cuatro gatos que vivieron en el Barrio del Carmen en el año 1094. Nunca se les escuchó un miau más alto que otro).

Así es como el escultor Alfonso Yuste Navarro realizó esta escultura en el año 2003 homenajeando  a los “cuatro gatos”, tal y como reproduce la inscripción.

INSCRIPCCIÒN EN LA FACHADA DE LA GATERA. FOTOGRAFIA DE PETRU E. PLOSCARIU

Los musulmanes tienen una relación especial con los gatos, derivada de la leyenda que cuenta que Mahoma cortó un trozo de su túnica para no despertar a su gata Muezza, la cual se había quedado dormida a su lado. Este acto le salvó de ser picado por una serpiente.

La casa de los gatos la podemos encontrar en la calle del Museo, casi antes de llegar al antiguo convento del Carmen. Está en el número once de la citada calle, aunque otro pequeño cartel le otorga el número nueve a la gatera.

Esta gatera ya forma parte de nuestro patrimonio valenciano y se ha convertido en uno de los lugares más visitados de la ciudad.  Los vecinos colaboran cuidando la escultura y regando la jardinera que la acompaña.

Es curioso que sobre el muro del solar sobre el que se apoya la gatera podemos contemplar una cabra de piedra, rememorando la no tan antigua tradición de las familias gitanas de ir por las calles haciendo sonar el organillo al compás del paseo de la cabra sobre una escalerilla.

FIGURA EN PIEDRA DE UNA CABRA SOBRE EL MURO DONDE SE APOYA LA ESCULTURA DE LA GATERA. FOTOGRAFIA DE PETRU E. PLOSCARIU

También es interesante contemplar la inscripción que muestra  en su fachada la pequeña casa referida a la famosa Riada acaecida en el año 1957 en la ciudad de Valencia. Cuando el río Turia se desbordó, el agua alcanzó hasta los dos metros e inundó todas las casas, incluido el jardín de los gatos. Estos acudieron a los tejados de las casas de la barriada hasta que comenzó a bajar el agua.

PLACA INDICATIVA DEL ALCANCE DE LA RIADA DE 1957 EN VALENCIA. FOTOGRAFIA DE PETRU E. PLOSCARIU.

Como puede observar, querido lector, Valencia es una ciudad que alberga misterios y curiosidades tanto al alzar nuestras miradas al cielo contemplando torres y majestuosas iglesias,asi como al descender la misma a la altura de esta gatera, la cual simpáticamente acoge a nuestros mininos y valencianos vecinos.

Y es que como muy bien dice el refrán: “En esta casa el que manda es el gato”.

Paloma Juan

 

BIBLIOGRAFIA:
https://www.valenciabonita.es/2015/11/09/la-casa-de-los-gatos-o-gatera-del-barrio-del-carmen/
https://es.wikipedia.org/wiki/Casa_de_los_Gatos
http://www.callejeandoporvalencia.com/2014/09/la-casa-de-los-gatos-la-gatera-del.html
http://www.viuvalencia.com/articulo/Barrio_del_Carmen_Yuste_La_casa_de_los_gatos_gatos/414769050