Jorge Javier Vázquez: “No ha habido función en la que el público no haya acabado puesto en pie”

Jorge Javier Vázquez pasará todas las Navidades en Valencia con “Iba en serio”, la obra que le ha llevado por toda España, cosechando éxito tras éxito. La función es una comedia musical, un recorrido emocional ante la vida de cualquier persona de más de 40 años. “Lo que me gusta es que la gente viene pensando que va a ver una cosa y se encuentra con algo muy distinto”.

Jorge Javier Vázquez Valencia

El fin de gira de ‘Iba en Serio’ será en Valencia, ¿Qué esperáis de vuestro paso por el Olympia?

Estamos todos muy ilusionados con acabar la gira en Valencia, es el último sitio donde vamos a ir. Además sois un público estupendo, que va a pasárselo bien y va a ser un fin de gira extraordinario.

¿De qué va ‘Iba en serio’?

La función es una comedia musical, un recorrido emocional ante la vida de cualquier persona de más de 40 años. Lo que me gusta, es que la gente viene pensando que va a ver una cosa y se encuentra con algo muy distinto.

El hecho de que el protagonista sea yo, una persona popular, te olvidas a los 10 minutos: Puede ser la vida de cualquier persona. Además con una música que todo el mundo conoce. Todos sabemos lo que estábamos haciendo cuando sonaban esas canciones.

Seguro será un éxito, como en todas las ciudades donde habéis estado…

Yo creo que sí, ya lo está siendo. La venta de entradas está yendo muy bien, a falta de dos semanas para el estreno. Estaremos del 16 hasta el 8 de enero y pinta estupendo.

¿Qué ha supuesto trabajar con Kity?

La función no hubiera sido lo mismo sin ella, seguramente sería peor. Aporta un plus de excelencia. El papel que hace ella de ‘La Mari’, mi madre, es la madre de toda una generación.

A parte está dirigida por Juan Carlos Rubio, que es el mejor director que tenemos en estos momentos. Tiene ahora en cartel ‘Páncreas’ con unas críticas tremendas, ha dirigido ‘Muñeca de Porcelana’, con Sacristán, que sigue recorriendo España… Es un autor que se lo rifan, vamos. Tengo que dar las gracias de que quisieran trabajar conmigo.

Además es en Navidad que la gente se anima más a ir al teatro, salir…

Sí, son fechas muy especiales para ellos, pero también para nosotros. Te en cuenta que cada función que hagamos va a ser una menos. Es un fin de gira que nos ha dado a todos muchas alegrías. ¡Además nos vamos a comer las uvas en el teatro! El 31 también hay función.

¿Qué pasará el domingo 8 de enero, cuando se cierre el telón por última vez?

No se lo qué va a pasar, porque hemos creado unos lazos muy fuertes. Es un año y medio recorriendo España, haciendo temporada en Madrid, Barcelona, Bilbao… Desde luego van a ser unas funciones muy emotivas y especiales para todos.

Aunque esto se acabe, ¿vas a continuar con el teatro?

Sí me gustaría, pero ahora estoy centrado en que Valencia salga bien, que llenemos todas las actuaciones y que la gente disfrute, como lo ha hecho en el resto del país. Que estoy seguro de que sí.

Jorge Javier Vázquez Valencia

Ya en el libro ‘La vida iba en serio’, en cierto modo te desnudabas ante el público. Y la obra es tu vida. ¿Qué sientes encima del escenario?

No lo veo como si lo estuviera haciendo yo. No es como si estuviera hablando de mi vida. En ese aspecto no me da vergüenza, sí que me toca emocionalmente por otros aspectos, se hablan de momentos de mi vida muy concretos: algunos divertidos, otros entrañables y otros dolorosos como la muerte de mi padre, y ese sí que me toca especialmente. Pero a mí y a todo el mundo, porque todos hemos perdido a alguien.

Lo del teatro, ser cantante, actor, era una espinita…

Sí que tenía muchas ganas de hacer teatro, pero no veía el momento. Veía que iba cumpliendo años, e iban jugando en mi contra. Soy una persona muy conocida y no es fácil subirse un a escenario, tienes muchísima más responsabilidad. La gente te ve en casa enciende con el mando y te encuentran, pero aquí tienen que salir, hacer agenda, pagar por verte… Y yo quería que no tuvieran la sensación de que les había timado y me había aprovechado de mi popularidad para llenar teatros. Pero eso no ha pasado. No ha habido función en la que el público no haya acabado puesto en pie.

Cuando comenzabas en Extra Rosa, durante tus inicios, ¿Imaginabas esto?

No, qué va, al contrario, a mí me pasa siempre igual. Incluso ahora, pienso que este programa va a ser el último y que todo se va a acabar… Pero no de una manera pesimista, de manera normal.

Y en aquella época cuando empezaba, mi única intención era no quedarme en el paro. Jamás pensaba que podía llegar a ser presentador.

Y ahora sabiéndolo… ¿cuál es el secreto del éxito?

Fundamentalmente que te guste tu profesión. Este es un trabajo complicado porque no es de 8-5 y de altibajos. Hay épocas que tienes mucho, porque yo soy de aceptarlo todo, y otras que parece que hay menos.

Pero en mi caso nunca tengo la sensación de que estoy trabajando, si no de que me estoy divirtiendo. Nunca lo he considerado un trabajo, aunque le he echado muchísimas horas. Noches sin dormir escribiendo, he dejado de hacer muchas cosas por mi trabajo, pero no me pesaba. Eso es muy importante, que no te pese, porque si empiezas a racanearle horas a un trabajo como éste, es complicado que llegues a lo que quieres conseguir.

El teatro, presentador, escritor… ¿por qué te decantas?

De todo aprendes muchísimo. Estoy contando los días para que llegue el estreno en Valencia. Por el teatro he suspirado muchísimo, pero también me he dado cuenta que es una profesión muy dura, que se ha de tener una vocación importantísima. No sé si a mi edad podría dedicarme solo al teatro. Así está perfecto porque puedo compaginar el teatro con la TV. Ahora con Gran Hermano estoy deseando que llegue mañana la gala. De escribir en cambio, no tengo ninguna gana. Me produce mucho esfuerzo y quebraderos de cabeza. No tengo esa vocación.

Jorge Javier Vázquez en Valencia

¿Ha sido una losa sustituir a Mercedes Milá en GH?

Ha sido más losa para los demás que para mí. Y en cuanto a la audiencia, es cierto que ha bajado algo respecto al año anterior, pero está muy parejo, incluso supera en algunos momentos a otras ediciones.

Pues se ha dicho de todo. Hay tanto rumor… Incluso se especulaba con que podrías dejar la tele.

Sí, creo que se está creando una realidad paralela, que no tiene nada que ver con la verdad y con la que no me siento nada identificado. Cada vez estoy más desenganchado del mundo de las redes sociales, confidenciales… A mí nadie me llama para contrastar nada jamás. Es una pelota en la que no participo y que poco aporta. Usan tu nombre con titulares para crear tráfico, que eso también se hace en la tele, pero por favor con un poco más de rigor. Me produce un poco de cansancio.

A Sálvame cada vez vas menos ¿Estabas cansado?

No, Sálvame no me cansa, me parece divertidísimo, pero tienes que dedicarle mucho esfuerzo y disciplina porque es un programa muy difícil de hacer. Son 8 años, cerca de 4 horas diarias, para mantener la maquinaria necesitas estar ideando constantemente. Los colaboradores son personas, tienen sus días… Tienes que estar atento a todo.

Sí que llega un momento que necesitaba descansar, hemos estado grabando el Got Talent, el teatro, etc. y solo estoy en el Deluxe, pero a partir de febrero quiero retomar.

¿Qué les decimos a todos los que juzgan los realitys o los programas como Sálvame? Hay como vergüenza de admitir que se ven, pero tienen audiencias brutales.

Los realitys me encantan, casi es lo que más me gusta. Es que llevo escuchando eso tantísimos años que no me afecta lo que me debería de afectar. Ya estoy muy acostumbrado. Explicar que la gente puede elegir lo que quiera y que puedes ser culto o no, leer, ver documentales y GH o Sálvame a la vez, me parece una pérdida de tiempo. Ya lo tengo muy interiorizado. Que tengo 46 años, no tengo que dar explicaciones por la tele que me gusta.

Ni tú ni nadie

Pues eso.