El cava como principal acompañante a lo largo de una comida.

La Bodega DOMINIO DE LA VEGA en un evento denominado Lujo Silencioso organizado, en colaboración, con el restaurante SUCEDE de Valencia, apuesta fuerte por el sector del cava, orientado a dar a conocer su potencial en diversos ámbitos.

El objetivo de este acto ha sido hacer vivir a los invitados una velada experiencial única basada en la puesta en escena de la transmisión de sensaciones inherentes al mundo de la enología, y en concreto del cava de Dominio de la Vega, en colaboración con la gastronomía de la mano del chef Miguel Ángel Mayor y la expresión de su arte culinario.

Lujo silencioso, cava y arte

Un evento que ha estado basado en el respeto por las materias primas y sus procesos y ha tenido como protagonista excepcional “el silencio”, un valor intangible pero disfrutable. Ha reunido a representantes de la gastronomía valenciana, expertos sumilleres y prescriptores. El acto ha contado con Juanjo de la Iglesia como maestro de ceremonia, y con la reconocida artista Raquel Rodrigo, un referente en street-art, que ha asumido el reto de representar el silencio a través de diferentes manifestaciones sensoriales.

Los comensales han podido compartir el último de los lujos, el silencio. Un silencio clave en la excelencia del cava de Dominio de la Vega y su elaboración, de la misma manera que la maduración, la crianza o la fermentación se trabajan en silencio; en un largo tiempo de espera. Un silencio arropado por las ruinas de las distintas civilizaciones que habitaron la ciudad de Valencia, que envuelven las salas de Sucede y donde los asistentes han podido disfrutar de una experiencia sensorial completa.

Lujo silencioso, cava y arte

Con esta encantadora velada, la compañía se afianza como la alternativa perfecta para consolidarse en las cartas de los mejores restaurantes. Además posiciona el cava como el complemento perfecto, no solo para un postre o una celebración, sino para degustarlo a lo largo de una comida.