El elaborado guión permite narrar una trama trágica con muchos toques de humor. Sobre la trama, nos situamos en Manchester – by – the – sea, pueblo costero en el Estado de Massachusetts, donde se desarrolla el relato, y allí vivió Lee Chandler (Casey Affleck), el protagonista de la cinta, durante toda su vida, hasta que necesita poner tierra de por medio y empezar una nueva vida en Boston. La repentina muerte de su hermano le obliga a regresar a Manchester, convertido en el único tutor legal de su sobrino adolescente Patrick (Lucas Hedges). Una vez allí, los recuerdos de un pasado doloroso le harán plantearse si está capacitado para hacerse cargo de Patrick, o no.

Manchester frente al mar

Hablemos de las nominaciones a los premios más trascendentales del cine: Los Oscar. La película alcanza 6 nominaciones en la categoría de Mejor película, Dirección, Guión original, Actor protagonista Casey Affleck, y de reparto Lucas Hedges y Michelle Williams. Ésta última con un papel excesivamente pequeño, que aún así, ha destacado lo suficiente consiguiendo 44 nominaciones más con este personaje, en diferentes premios cinematográficos dispares.

MBTS_155811477937032

Casey está logrado, con su actuación contenida, la más destacable de su carrera. Un protagonista mayúsculo, un ser humano estancado que convive con el peso de una culpa que le impide avanzar en la vida.

Dirige y escribe Keneth Lonergan, quién ya viene tratando este delicado tema de la culpabilidad en sus anteriores trabajos Margaret y Puedes contar conmigo. Keneth realiza un uso especial de la música como un factor descriptivo mas. La apabullante colocación de la pieza íntegra «Adagio per archi e órgano in sol minore» encumbra el poder de la secuencia más dramática de la cinta.

Si disponen de tiempo, les invito a escuchar la pieza en cuestión. Aquí no hace falta ninguna palabra para mostrar cómo se sienten los personajes.

Recomiendo esta cinta, que, pese a la fiebre de «50 Sombras» que acaparaba todas las salas y horarios posibles y con el empuje de los recientes Oscar, todavía podemos disfrutar en el cine.

Alba Fernández Villanueva