Menú Navideño healthy

Ahora que se acerca las navidades, muchos ya estamos planteándonos si este año finalmente hemos cumplido con nuestros propósitos de año nuevo o si algo realmente no salió como teníamos en mente… Ahora que se acaba el año, tenemos que ponernos en la balanza y pasar cuentas de nuestros malos hábitos. Es por eso que he querido hacer este post antes de que llegue la Navidad, y con ella sus copiosos excesos.

Todo el mundo oye hablar constantemente de esos mitos sobre la alimentación sin saber si son o no ciertos, así que hoy, con el propósito de idear nuestros menús navideños ideales, hablaremos de algunos de ellos. Porque no hay que dejar para mañana lo que podemos poner en práctica hoy. Sé que es mucho más fácil dejarlo para cuando pasen las fiestas, ya que ahora todo nuestro entorno y la publicidad constantemente nos bombardea para pecar, pero en el equilibrio está el éxito. No planteo una dieta (de las que hablaremos en otro post ya más para entrados el próximo año), sino todo lo contrario: aprender a comer de todo, en su justa medida y seleccionando inteligentemente aquellos alimentos que nos proporcionan lo que necesitamos y nos ayudan a mejorar nuestro estado físico quitándonos los malos vicios. Todo esto, por supuesto hay que ayudarlo con una rutina de ejercicio que nos aleje del sedentarismo, y con una buena predisposición y positivismo que mentalmente nos prepare para el éxito en cuanto a fijar esos nuevos hábitos sanos en nuestra vida.

3,2,1 y allá vamos!

Empezamos con las bebidas.

  • “Hay que beber mucha agua porque adelgaza”

Quién no ha oído esto millones de veces por el vecino, el colega de trabajo o conocido que te ha escuchado decir que quieres adelgazar. Pues bien, es totalmente mentira. Nuestro cuerpo está constituido un 72% de agua, necesitamos diariamente entre 1 y 5 litros de agua para un correcto funcionamiento, pero el agua ni engorda ni adelgaza porque no tiene la posibilidad de quemar ni aportar calorías. Sin embargo, sí que puede tener efecto saciante si se bebe antes o durante la comida, e ingerirla en cantidades adecuadas ayuda a los riñones a eliminar impurezas y líquidos no requeridos por el organismo. Pero cuidado con pasarnos bebiendo agua, porque puede generar adicción conocida como potomanía, poniendo en peligro nuestros riñones por sobreesfuerzo y otros desajustes de incorporación de minerales al organismo.

  • ”Las infusiones son adelgazantes e ideales en cualquier dieta”

Totalmente falso. Ninguna infusión, tomándola como tal es adelgazante. En general son buenas para acompañar las dietas, pero sus efectos son exclusivamente diuréticos y depurativos. Sí se puede decir que ayudan en muchos casos a asimilar y procesar los alimentos, pero nunca adelgazantes como muchos aseguran.

  • ”La cerveza aumenta el tamaño de la barriga”

Una caña apenas a porta 90 calorías bajando a tan solo 26 si se trata de cerveza sin alcohol, por lo que los expertos desmienten este mito, e incluso está incluida como producto en la pirámide de la alimentación saludable.

  • “Las bebidas alcohólicas no engordan”

Amigos, sí que engordan, y cuanto mayor sea el grado de alcohol y la cantidad, mucho peor. Cada gramo de alcohol tiene 7 calorías. A efectos de engordar da igual que bebamos antes, durante o después de las comidas, porque en cualquier caso proporciona la misma cantidad.

  • “Una copita de licor ayuda a hacer la digestión”

Estos licores provocan justamente el efecto contrario a favorecer la digestión, incluso puede cortarla y provocar un importante malestar en el organismo. El alcohol obstaculiza la absorción de nutrientes, daña a quien lo consume y no aporta valores nutricionales.

Mitos sobre la alimentación

Espero que desmentir o confirmar la veracidad en estos mitos te ayuden a elegir las bebidas principales de tus menús Navideños! En el próximo post seguiremos hablando sobre los mitos acerca del pan, pasta y patatas!

Saludos

RHS 😀