Dublín siempre estará en el centro de la historia de U2. Al fin y al cabo, allí es donde comenzó una de las bandas más importantes de los últimos 40 años. Que te parecería pasar el día de año nuevo, como dice la canción de U2, en la ciudad que los vió crecer como banda y descubrir todos los rincones secretos donde se gestó el nacimiento de U2. Hagamos pues nuestro tour particular por la capital irlandesa gracias a Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr.

Estrellas del Rock

Con 50 millones de álbumes vendidos, un récord absoluto de 22 Grammys y varios de los mayores tours de la historia: son solo algunos de los muchos logros de U2. Han viajado por todo el planeta y tocado en estadios abarrotados por todo el mundo, pero su corazón siempre está en la capital irlandesa. Ahí es donde se formó U2, y su conexión con la ciudad es tan profunda que citan a Dublín como la gran inspiración detrás de su enorme éxito Songs of Innocence (nominado al Grammy a Mejor Álbum de Rock). También fueron incluidos en 2005, en el primer año que se pudo acceder, al rock hall of fame, o participaron junto a Queen, The Who o Mc Cartney, entre otros en el Live Aid de 1985, el multitudinario concierto por África celebrado en Londres y Filadelfia conjuntamente.Aunque la historia de una banda legendaria se forja con paciencia, no en vano tuvieron que esperar diez años para alcanzar el éxito de la crítica por su albúm “ The Joshua Tree”.

Donde empezó todo

Claro que, para conectar realmente con la historia de U2, hay que volver al pasado. Muy atrás, a una clase en la escuela Mount Temple Comprehensive, hace mas de 40 años. Sí, todo empezó en el cole con un póster que anunciaba la búsqueda de músicos para una banda, colgado en el tablón de anuncios de la escuela por Larry Mullen, de 14 años y a la postre el bateria oficial. De los seis que respondieron, tres serían futuros miembros de U2: Paul Hewson (Bono), David Evans (The Edge) y Adam Clayton. Los cuatro se reunieron para una jam session en el hogar de infancia de Mullen, en el número 60 de Rosemount Avenue (en la cocina, para ser exactos) y el resto, como se suele decir, es historia del Rock and Roll.

La banda se denominó primero “feedback” y después “The Hype”, antes de decidirse por U2, un nombre que a Bono nunca le ha encantado.

Entre los primeros sitios frecuentados por U2 se encuentra el Hotel Clarence, que hoy en día es propiedad compartida de The Edge y Bono . Además fue en este lugar donde en 2000 se grabó el “Beautiful Day” para el programa “Top of the Pops” de la BBC.

Caballeros granjeros

Desde sus orígenes humildes al estrellato mundial, U2 nunca olvidó su conexión con Dublín…y viceversa. De hecho, tanto Bono como The Edge recibieron en el año 2000 el título honorífico de «Freeman of the City of Dublin». Una de las ventajas del título es el raro privilegio de poder dejar pastar ovejas en uno de los lugares más famosos de Dublín, St Stephen´s Green. Menos de 24 horas después de recibir el título, la banda se presentó en ‘the Green’ con dos corderos que bautizaron «My Little Lamb» y «Michael Jackson». St Stephen’s Green fue donde U2 tocó su primer concierto. Ahora hay una placa en su honor, en el mismo lugar donde la banda escribió su página en la historia de la música.

Rock ‘n Roll Tour

Hay muchas atracciones como las descritas por toda la ciudad, y hay algunas que simplemente no te puedes perder en tu recorrido musical.

Como el Memorial de Merrion Square, donde Bono grabó una cita de Oscar Wilde en los pilares de piedra junto a la estatua: «El hombre es menos sí mismo cuando habla en su propia persona. Dale una máscara y te dirá la verdad.» O visita la tienda de audífonos Bonavox, junto a O’Connell Street, de donde Paul Hewson recibió el nombre de Bono, Bonavox ya sabes que significa buena voz en latín, una buena característica del líder de la banda. Otros lugares de interés pueden ser la Fitzwilliam Square, donde tuvo lugar emblemático rodaje del videoclip “Sweetest Thing”, se habla de que Bono escribió la canción después de perderse el cumpleaños de su mujer Ali Hewson.

Podemos continuar visitando el “The wall of fame”, donde U2 comparte un espacio entre las legendarias bandas irlandesas en un inmenso mural en el barrio cultural más famoso de Dublin, el Temple Bar. Muy próximo a este destaca la guitarra eléctrica Fender Stratocaster, colgada allí como tributo de The Edge a su querido músico de blues, Rory Gallagher.

El puente del medio penique

El puente de Ha’penny (‘medio penique’) no es solo un puente que cruza el río Liffey. A principios de la década de 1980, los miembros de U2 posaron en este legendario símbolo de Dublín para algunas de sus primeras imágenes, convertidas ya en iconos. Si lo que buscas son recuerdos y objetos de interés relacionados con U2, no busques más: En el Hard Rock Cafe, encontrarás un coche modelo Trabant de la época de Zoo TV, las gafas de sol que llevaba Bono en el videoclip de Beautiful Day y la letra escrita a mano de su canción Please.

Como curiosidad artística, en 2003 se inauguró en la National Gallery, un retrato al óleo de Bono encargado a uno de los pintores más relevantes de Irlanda, Lois Le Brocquy. Si hablamos de museos nos tenemos que dirigir ahora la Little Museum.

U2: Made in Dublin

Se trata de una exposición permanente en el segundo piso del little museum que muestra la historia de la legendaria banda de rock a lo largo de los últimos 40 años. Encontraremos rarezas musicales, álbumes firmados y algunas fotografías geniales, junto con curiosidades como un automóvil Trabant, un Gibson Explorer de gran tamaño, una escultura de tamaño natural de MacPhisto e incluso un paquete de condones U2.
Esta exposición fue creada por fanáticos de la banda junto con algunos de los mejores fotógrafos y artistas de Irlanda, como un homenaje a U2 y una celebración de sus raíces en la escena musical local de los años 70.

En la sala de U2, la Habitación McGonagles, una banda sonora narrada por Tom Dunne cuenta la historia de la banda con raras grabaciones en vivo desde Dandelion Market hasta Croke Park. La exposición es muy popular entre los fanáticos de la exportación musical más famosa de Irlanda. A pesar de ese reconocimiento internacional y debido al escepticismo de los dublineses, la banda no posee el mismo crédito en su ciudad natal aunque se ha tenido que rendir finalmente al éxito y  ha sido incluida en el museo popular de Dublín, bajo el apoyo entre otros del Scott Calhoun, director de la Conferencia de U2 y editor de Explorando U2.

Más info en:

https://www.seedublinbybike.ie/tours/special-tour-u2s-dublin/

https://www.littlemuseum.ie/events/u2-made-in-dublin/