7 consejos para superar el día más triste del año

autor-noticia-icon

COMPARTIR

Cada tercer lunes de enero se celebra mundialmente el “Blue Monday”, también conocido como “lunes triste”. Este término nació en 2005 de la mano de Cliff Arnall, que encontró la fórmula para dar con el día más triste del año. El psicólogo llegó a esta conclusión tras ver que, después de las celebraciones navideñas y de fin de año, muchos todavía no se recuperan de algunos excesos, ya sean alimentarios, emocionales o económicos y que, para estas fechas, las personas se han dado cuenta de que los propósitos que se marcaron para el año nuevo son muy difíciles de alcanzar y se desaniman profundamente.

Establecer objetivos pequeños:

A veces la motivación y las ganas de cumplir nuestras metas hace que nos marquemos objetivos a largo plazo inalcanzables. Esto hace que, a su vez, nos sintamos frustrados al no ver los avances que creíamos que íbamos a lograr. Para ello, es importante establecer pequeños objetivos a alcanzar, ya sea participar en algún tipo de actividad o conseguir metas profesionales.

Ayudar a un compañero:

La solidaridad entre compañeros de trabajo es fundamental para generar vínculos fuertes. De hecho, una buena acción para el día más triste del año podría ser ofrecer ayuda desinteresada a algún compañero. Esto ayudará a crear un mejor ambiente de trabajo y la jornada mejorará, no solo para ti, sino para toda la oficina.

Dar las gracias:

Sentirse agradecido, aunque sea por cosas menores, ayuda a crear empatía con los compañeros de trabajo y hace que los demás se sientan mucho más útiles y valorados. En un momento en el que la inmediatez es la orden del día, pequeños detalles como ser agradecido se han perdido entre tanta urgencia. Tener una actitud positiva y honesta en el entorno laboral facilitará todos los aspectos.

Pensar de forma creativa:

Transformar la manera en la que se hacen frente los problemas y permitirnos ser creativos es una forma eficaz de ayudarnos a crecer como personas, además de influir directamente en un mejor estado de ánimo. Además, la creatividad puede ayudar a mejorar la autoestima, modula la respuesta al estrés, desarrolla la comunicación y mejora las relaciones interpersonales, entre otras muchas cosas.

Voluntariado:

Hacer cosas por los demás influye también en nuestro estado de ánimo, por eso, un día como el Blue Monday es perfecto para plantearse hacer voluntariado. Entre otras cosas, hacer voluntariado nos hace sentir útiles, nos ayuda a crear lazos con nuestra comunidad, pone a prueba nuestras capacidades, mejora nuestra autoestima y generosidad, aprendemos de la sociedad que nos rodea y, además, es una buena actividad para disfrutar y pasárselo bien.

Apostar por el trabajo en equipo:

Al igual que ayudar a otros es gratificante, contar con otras personas para realizar una tarea puede aportar nuevos puntos de vista en los que no habías pensado. Según diversos estudios, el trabajo en equipo aumenta la motivación de los trabajadores, ya que se reducen los conflictos entre ellos y acentúa los objetivos tanto colectivos como individuales. Además, aumenta la fidelización, el empoderamiento y el compromiso de los distintos miembros.

Formación:

Hoy en día los profesionales deben estar en reciclaje constante, por lo que es bueno no dejar de formarse. Aprender algo nuevo cada día nos hace ser mejores profesionales, y con ello, más felices. Sin duda, la formación aporta conocimientos, pero también desarrolla habilidades sociales como la empatía, la productividad, la autocrítica, el compromiso o la tolerancia. Todos estos aspectos nos capacita para interactuar con nuestro entorno de una forma mucho más positiva, sobre todo durante jornadas como el día más triste del año.

 

TAGS

COMPARTIR