Hoy es 8 de Marzo. Un día especial desde que nací, porque es mi cumpleaños. Cumplo 44. Ya lo tengo claro, aunque he estado dudando. Sí, me había descontado como si fueran 2635438 años. Los números no son lo mío. Qué queréis que os diga.

La cuestión es que el hecho de que suba un año más en el marcador y llegue casi a mitad parte, pasa a un segundo plano. Esta fecha no es significativa solo para mí, si no para todas las mujeres y niñas, y es lo que intento trasladarles. En realidad luchamos para ellas, al igual que lo hicieron por nosotras anteriormente.

Hoy la nena me ha dicho que ya irá a la manifestación cuando sea mayor. Le he contestado que ojalá entonces ya no haga falta celebrar este día. Para eso vamos hoy.

Pero no olvidemos que esto no es una a cruzada contra el hombre, ni una moda. Es simplemente que llevamos siglos de retraso en equidad y hay que ponerse al día. Me da igual si se le llama patriarcado, que si somos femizazis…,el  empoderamiento… Los términos son lo de menos y a veces tiran patrás. Etiquetar siempre es contraproducente y el feminismo mal entendido la peor lacra en la lucha por la igualdad.

Flaco favor nos hacen las mujeres con el discurso típico: “yo no soy machista, ni feminista (estás equiparando dos términos que no tienen nada que ver chica). O lo de “no somos iguales, nosotras somos femeninas.”.. (No hay que ser Einstein para notar las diferencias, lumbreras). No tengo ningún problema en que me abran la puerta, o retiren la silla, e incluso me inviten a cenar, mientras tengan claro que otro día la cuenta la puedo pagar yo, y que si me apetece le voy a mandar flores.

Tampoco nos ayudan las radis que ven micromachismos en todas partes, como si fueran Pokemons. Odio lo del ‘todes’, me parece una aberración. Hay cosas que se pueden cambiar y términos que debemos desterrar, pero nuestro idioma es así, e hilar muy fino nos pierde en banalidades.

Partiendo de la base de que llevamos conviviendo con el machismo desde que el mundo es mundo y que todos tenemos interiorizados comportamientos machistas, no es cuestión de ir buscando las vueltas. Es absolutamente contraproducente y desvirtúa el objetivo final. Lo que importa son los hechos y que la sociedad aún, a día de hoy, es INJUSTA. Eso es lo que hay que cambiar, poco a poco y desde la concienciación y la educación. Mis hijos se crían en la igualdad, o eso intento. Mi peque dice que él es feminista, así que creo que algo les cala.

Gracias a las super woman del pasado, hemos conseguido todo lo que somos ahora y hay que seguir. Aún falta camino por recorrer, pero estamos en la senda, que ya es mucho. Feliz día a mí y a TODAS.