Alejandro tiene estrella. Lo sabes desde el momento en que cruzas dos palabras y observas su trabajo. Amor a primera vista. Hace ya más de una año desde aquel ‘flechazo’ y en ese tiempo la vida le ha dado un vuelco de 360º, gracias a las redes sociales y como no a su talento. 

Sus colecciones han viajado a Qatar, abre tiendas en oriente medio y en junio sus vestidos estarán en las boutiques más exclusivas de España. Además la línea ‘Alejandro Resta Man’ es ya una realidad. No hay duda, es el diseñador de moda. Triunfa entre la ‘society’ valenciana, a nivel nacional e internacional. Y no es una ‘moda pasajera’, con solo 30 años le queda mucha tela que cortar…. Mónica Naranjo ha puesto ya sus ojazos en él, y tras ella vendrán más, así como antes sucumbieron a sus ‘modelazos’ famosísimas internacionales como Paris Hilton, o princesitas televisivas. 

Pero, que no cunda el pánico… No es necesario tener un cuerpazo escultural, ni rozar el firmamento para lucir un Alejandro Resta. En su atelier las estrellas se sienten como en casa y la gente corriente como verdaderas estrellas. 

 

Tu vida ha dado un giro espectacular, desde nuestra primera entrevista hace poco más de un año. Te llueven premios, reconocimiento… ¿Qué ha pasado en este tiempo?

De todo. Una foto ha cambiado mi vida. Fue desde el día que subí esa imagen a las redes sociales y comenzó a compartirse, nunca sabes hasta dónde puede viajar tu trabajo. La foto llegó hasta alguien que me dijo ‘quiero ese traje para mi mujer’. Se lo hice, firmamos un contrato de representación para Oriente Medio. Y ahí empezó todo. Poco a poco comenzaron a subir mis seguidores y la gente se interesaba cada vez más. Hasta hoy, que el martes sale un vestido para Dubai, me han hecho una reserva de no se ni cuántos vestidos en Kubait, sigo mis relaciones para la apertura de tres tiendas en medio Oriente Medio, estoy vendiendo también en México y acabo ahora mismo un vestido para una rusa. “Lo que estoy viviendo es muy fuerte”.

 

Con tus señas de identidad, transparencias, encajes como dejados caer, curvas al poder, caídas maravillosas… En toda Sudamérica tus vestidos pueden triunfar muchísimo.

Sí, estamos estudiando abrir mercado allí. Vendo mucho y hay pocas firmas españolas afincadas.  

 

¿Qué te piden en el mundo árabe?

En Marrakech por ejemplo vendo bastante, sobre todo falda midi, en Dubai, Kwbait, Qatar y Jordania me encargan vestidos joya. Allí hay mucho poderío, mucho.

 

¿De qué partes del mundo te llegan pedidos?

De Francia, por ejemplo, y de Norte América he tenido bastantes también. Me han propuesto vestir a estrellas para las ‘red carpet’, pero no puedo decir nada todavía. Paris Hilton ha llevado dos vestidos míos en Marbella en la discoteca Olivia Valer y a un evento en el Ritz en París. Diariamente me piden vestidos desde cualquier parte del mundo.  

 

Pero también eres profeta en tu tierra … Tienes ‘cola’ de novias …

Sí, si, tengo 26 novias para ahora. A nivel nacional y en Valencia estoy vistiendo a muchísima gente que alucinarías… Estoy que no sé lo que está pasando… Bueno sí lo se. Que todo esfuerzo tiene su recompensa. 

 

Por supuesto. Pero aún así no te preguntas ¿Por qué yo? ¿Por qué ahora? ¿Cuál fue el detonante?

Sí, mucho. Es para alucinar. Te he dicho lo de la foto porque lo he tomado como punto de inflexión. De repente tuve 2.000 likes de golpe. A veces pienso en la de gente con la que hablo a lo largo del día y quienes son… Incluso en muchos casos no tengo ni idea de la dimensión que tienen, me entero luego. (risas) Me entran hasta escalofríos. 

¿Sigues vistiendo a tus clientas de siempre? Mucha gente ve tus creaciones y piensa que has de tener un tipazo y ser millonaria para vestir un Alejandro Resta.

Pero porque mis prototipos los saco en un maniquí de talla 38. De ahí se pasa al papel y del papel se hacen en un tallaje hasta la 52.

 

Me pongo como ejemplo de mujer normal.. ¿Cómo me vas a poner un traje con toda la espalda al aire y escote de vértigo?

Si no quieres…Se modifican. Adapto el diseño a tus características, tus volúmenes, tus formas .

Pero es cierto que se ha creado una especie de bulo, soy consciente de ello… Y no es verdad en absoluto.

 

Es lógico, son trajes muy espectaculares lucidos por cuerpos increíbles.

Sí, pero toda la que se ponga un traje mío estará espectacular e increíble. Sea como sea. Ten en cuenta que tenemos que llamar la atención y para eso no voy a poner un vestido básico. También es cierto que me adapto a los gustos de las novias de hoy en día por ejemplo. Cada vez se destapan más, con espaldas transparentes, escotes mínimos… No obstante hago todo tipo de vestidos. 

Ahora tengo casi 30 novias, cada una diferente, que vienen con sus madres y sus primas, o sus hermanas. Todo el mundo no lleva una talla 36, gracias a Dios, si no qué aburrido. Te diré más. Soy de los que prefiero un buen volumen. Me gusta sacar la feminidad de la mujer, darle forma sacando lo mejor de ella. Teniendo una talla 40, 46 o la que sea, lo mismo es.

“Yo amo lo que hago, y mi propósito cuando viene aquí una mujer es hacerla sentir una reina”. Es que me emociono con todas, da igual quien o cómo sea”. Se que el modo de llegar es, además redes sociales, el boca a boca como lo ha sido siempre. Si alguien va a una boda divina. A la próxima vienen tres con ella. La pregunta de ¿Quién es tu modisto? Es clave.

 

¿Modisto o diseñador?

Las dos cosas, dibujo, coso y lo que haga falta. Puedo diseñar una colección, bocetarla, pasarla a técnico, a papel, de papel a tejido, a industrial, a la máquina…  me he preparado para dirigir, hilvanar, coser. 

 

¿Y la colección de caballero?

Ya está todo preparado. En cuanto anuncié Alejandro Resta Man empezaron a llover pedidos. Es que nadie, ni yo mismo, es consciente de lo que se puede mover al día por una red social. Lo hago, lo presento, lo vendo… Yo me lo guiso yo me lo como.

 

Eso implica que te lo has trabajado tú solo. ¿No echas de menos algo más de implicación por parte de las administraciones o de la sociedad valenciana con la moda?

Por supuesto, te lo tienes que ‘currar todos los días’ y aún así es muy difícil porque no existe impulso ninguno. Ahora es el momento. Es indignante pensar en el dinero que se ha tirado aquí para nada. Con la gente buenísima que tenemos en esta tierra y que estemos como estamos. 

 

Es que no tenemos ya ni semana de la moda.

Cierto, yo la organizaría pero ya. ¡Con el talento que hay en Valencia! A mi me encantaría tener aquí todo lo necesario y todas las infraestructuras para no moverme de mi ciudad que adoro. ¡Ojalá! 

 

¿Cuál es tu sueño? ¿Hasta dónde quieres llegar?

Yo sé hasta donde quiero llegar. Pero creo que lo realmente importante es que sé dónde estoy, quién soy, qué quiero y no quiero en mi vida. Estoy en un momento bueno, simplemente. Paso a paso y con los pies en el suelo.

 

www.alejandroresta.com