La primera Crida desde que las Fallas fueron nombradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad ha sido muy especial, el emotivo homenaje als “Casals Fallers”, quienes trabajan y viven las fallas con especial emoción, no defraudó.