Juegaterapia presenta el documental “La quimio jugando se pasa volando”, basado en un estudio publicado en la revista “Journal of Medical Internet Research”, que demuestra que jugar también cura

La Fundación Juegaterapia, que ayuda a los niños enfermos de cáncer, lleva diez años trabajando con su lema “la quimio jugando se pasa volando” durante los cuales ha instalado videoconsolas en las habitaciones de oncología pediátrica de hospitales de toda España y de otros países. Ahora un estudio científico pionero promovido por la fundación, que se ha llevado a cabo en el Hospital La Paz de Madrid, confirma que jugar con videojuegos durante el tratamiento de quimioterapia, hace que los niños sientan menos dolor y que se favorezca el proceso de curación.

Esta es la primera vez que se mide el efecto beneficioso de la utilización de los videojuegos en el manejo del dolor agudo. Ya estaba demostrada la mejoría en los pacientes pediátricos desde el punto de vista psicológico, ya que reduce la ansiedad que les produce la hospitalización, favoreciendo la relajación mental en dichas situaciones.

La investigación compara la influencia del empleo de videoconsolas en el dolor de los niños, las dosis de morfina requeridas y el nivel de activación del sistema simpático/parasimpático con dispositivos de monitorización de última generación (Analgesia-Nocicepción Index y Algiscan).

Dicho estudio queda reflejado en un emotivo documental “La quimio jugando se pasa volando” donde los protagonistas, niños con cáncer, sus familias, el equipo médico de La Paz, encabezado por el Dr. Franciso Reinoso-Barbero, jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Infantil La Paz de Madrid y el Dr. Mario Alonso Puig, Patrono de Honor de la Fundación Juegaterapia, hablan de su experiencia personal y científica. Además, cuenta con la colaboración especial de Alejandro Sanz que pone su voz en la narración.