Rafael Alcón

Rafael Alcón: “La experiencia del arte nos hace mejores”

autor-noticia-icon
Entrevista a Rafael Alcón: el alma de la Fundación Bancaja, presidente de una institución refundada hace 10 años.

COMPARTIR

Desde la sede de Fundación Bancaja en la plaza de Tetuán de València, Rafael Alcón, ejerce como presidente de una institución refundada hace 10 años para dar continuidad a la centenaria obra social y cultural de la desaparecida caja de ahorros. En este tiempo ha conseguido que la memoria colectiva valore la aportación y arraigo de esa larga trayectoria para, a la vez, convertir a esta institución en un referente del arte internacional y de la mediación cultural. En esta labor tiene mucho que ver la persona y la personalidad con la que hoy dialogamos en SOUL, que es, sin lugar a duda, un must para nuestra ciudadanía y un referente para la promoción del arte contemporáneo.

Para entrar en materia, ¿cómo es la vida de Rafael Alcón?

¿Que cómo es mi vida? Mi vida es igual a la de cualquier persona comprometida con su trabajo. Es decir, trabajando, disfrutando de mis amigos y compañeros, y disfrutando especialmente cuanto puedo de mi familia. Cuénteme, arquitecto y presidente de Fundación Bancaja… Soy arquitecto y presidente de la Fundación Bancaja, y mi vida también es eso, compaginar mi profesión de arquitecto con la atención que requiere la potente actividad de la Fundación. Con la experiencia de casi diez años en la presidencia, puedo decirle que ambas tareas, una en el ámbito de las humanidades y la otra con sus actividades sociales y culturales, se complementan perfectamente.

Antes, la Fundación era parte de la obra social de ‘Bancaja’ y, ahora, ¿cómo funciona?

Efectivamente, hay un antes y un después que se sitúa el 2013. Ese año nació la nueva y actual Fundación Bancaja con el compromiso de dar continuidad a la arraigada obra social y cultural de la ya desparecida Caja de Ahorros, pero sin contar desde ese momento con apoyo económico alguno, todo lo contrario. Lo cual, como comprenderá, no fue una tarea nada alentadora ni fácil. Las personas que nos incorporamos al proyecto en ese momento, del que justo este año celebraremos el décimo aniversario, asumimos la responsabilidad no solo de dar continuidad sino también de potenciar esa acción social y cultural, pero transformados en una institución privada, independiente, sin ánimo de lucro y que se autofinancia al cien por cien con recursos propios. Al final son dos los grandes principios que rigen la nueva etapa: la búsqueda de la máxima calidad y repercusión social en nuestras actividades, y su desarrollo desde el máximo rigor y sostenibilidad económica para garantizar la permanencia a largo plazo de nuestra misión de progreso social a través de la cultura.

Me gustaría que me explique cómo ha pasado a ser el lugar más interesante de la vida cultural valenciana.

Seguramente esta pregunta la debería contestar alguno de los muchos visitantes de nuestras exposiciones y beneficiarios de nuestro trabajo de mediación cultural, pero en mi opinión una de las claves es la de plantear propuestas con las que los valencianos y la sociedad en general, se sienten conectados e interpelados por aportar experiencias singulares y únicas con el mejor arte valenciano e internacional. Especialmente con Sorolla y Picasso, muy importantes ambos en la colección de arte de la Fundación Bancaja y artistas de presencia constante en nuestra programación, pero con espacio para otros grandes creadores que han marcado la historia del arte. Ahora mismo coinciden en nuestras salas dos grandes retrospectivas de dos grandes artistas como Jaume Plensa y Joan Genovés.

¿Qué se valora más en la Fundación y qué es lo que más valor tiene de verdad?

Si hablamos de valoración externa es evidente que la sociedad nos conoce mayormente y nos valora por nuestra labor cultural, sobre todo por la producción de exposiciones que son de referencia no solo en Valencia sino a nivel nacional e internacional. Pero esa parte es solo un 50%, que desarrolla una acción social de mucha penetración en la sociedad valenciana con ayudas y acciones específicas dirigidas a colectivos como los escolares, las personas en riesgo de exclusión social o las personas con discapacidad, y dirigidas a grandes retos de nuestra sociedad como la investigación científica. Estas acciones siempre tienen menos visibilidad, pero son de gran repercusión social directa al dirigirse a las personas con más necesidades y más vulnerables.

¿Cuán importante es el arte y los artistas para una sociedad?

Siempre resulta difícil transmitir la relevancia social del arte, y en general de la cultura, pero sin duda la actividad artística ha aportado históricamente y sigue aportando importante bases intelectuales y emocionales para el conocimiento y el progreso de nuestra sociedad. Picasso decía que el arte es la mentira que nos permite comprender la verdad, y es cierto que la experiencia del arte nos hace mejores, nos incita a la vivencia y la reflexión sobre el pasado, pero también sobre nuestro presente y nuestro futuro a través de la obra de los creadores más contemporáneos. Como nos gusta decir en la Fundación, sin la cultura los pueblos no avanzan.

La Fundación goza de mucha visibilidad gracias a sus salas de exposiciones, pero ¿cómo le llega una exposición, se busca o se propone?

Yo le diría que esa labor de programación es resultado de tres principios esenciales que son: gestión, trabajo y humildad. Son tres pilares básicos desde los que siempre abordamos nuestra programación que parte del trabajo del equipo interno, una colaboración con personas e instituciones estratégicas en el mundo del arte. Lo importante es que las iniciativas respondan a nuestras líneas estratégicas de programación siempre volcadas en la presentación de proyectos inéditos de artistas valencianos e internacionales, y todo ello en beneficio de la sociedad valenciana.

¿Una exposición o artista que le gustaría traer y que no haya estado ya y por qué?

Permítanme que no dé nombres concretos, pero como es lógico son muchos los grandes artistas que no han expuesto su obra en nuestro centro cultural y que esperamos que antes o después estén presentes. Desgraciadamente la programación de un centro expositivo no puede abarcar en poco tiempo a todos los grandes creadores que lo merecen, pero seguiremos dándoles espacio y divulgación a través de proyectos singulares.

Al ser una persona muy dinámica socialmente, ¿le queda tiempo para sus aficiones?

La verdad es que sí me gustaría poder disponer de más tiempo para mis aficiones, pero no me quejo… Hay tiempo para todo.

¿Qué se podría hacer en la Fundación por Valencia que aún no se haya hecho?

Ese es precisamente uno de los planteamientos que nos hacemos siempre al poner en marcha un nuevo proyecto. Buscamos que resulte novedoso, que realice una aportación significativa en su ámbito y que responda a una demanda social o cultural no atendida. Con esas directrices, nos gusta pensar que la actividad de la Fundación hace de Valencia una mejor ciudad y de su sociedad, una mejor sociedad.

Un lugar icónico…

Por un lado, el Palacio de la Exposición, porque es donde cursé y finalicé mis estudios de arquitectura. Pero también los bellos atardeceres de la Albufera, donde encuentro la paz y estabilidad emocional tan necesarios en algunos momentos de nuestras vidas.

Un personaje que identifique con València… Muchos son los personajes públicos que puedo identificar con Valencia, pero dentro del contexto de esta conversación, me inclinaría por un nombre: JOAQUÍN SOROLLA.

Hablando de gastronomía… La gastronomía, en nuestra Comunidad Valenciana y en Valencia, ha experimentado una magnífica transformación en los últimos años, alcanzando cotas similares en cuanto a ‘Estrellas’ Michelín y ‘Soles’ Repsol al nivel de otras comunidades tradicionalmente líderes.

Un deporte… Running

Una música… Rock and roll y música melódica.

Las Fallas… Me gusta mucho su parte de recuperación de antiguas tradiciones en torno al fuego, unidas al sonido, a las detonaciones, a la pólvora y a su contenido satírico y crítico. Todo ello, junto a su gran belleza artística, hacen de las Fallas una verdadera y efímera obra de arte.

El mar o la mar… El mar

Un lujo… Mis amigos y mi familia

Fotografía: FERNANDO RUIZ

TAGS

COMPARTIR