Hoy estoy harta. Harta de los bandos, de la manipulación y de la utilización de la infancia para fines partidistas. Hace poco casi queman en la hoguera a un torero por hacerse una foto con un becerro y su hija en brazos, y ahora resulta que se hace llorar y se intenta adoctrinar a los niños madrileños y no pasa nada.

¿Perdona? Si te indigna lo del torero y piensas en protoger a una niña que no es tuya sobre todas las cosas, más debería indignarte la metedura de pata del Ayuntamiento de Madrid y los titiriteros. 

Que aquí nos llevamos las manos a la cabeza por lo que nos interesa. Para mí, ni una cosa ni la otra son para tanto, sinceramente. Se llama COHERENCIA. Ahora resulta que los que defendían al torero se ensañan con los titiriteros, y los que insultaban y llamaban asesino a Paquirri, defienden la libertad de expresión y al Ayuntamiento de Madrid, alias ‘El asusta niños’.

El revuelo por la foto de Fran Rivera me pareció una parida, un clavo ardiendo de los antitaurinos. Seguro que si sale un campeón de Moto GP llevando a su sobrino en vespino por su casa, a dos por hora… Y sin casco 0hhhhhh!!!! No pasa nada. Puedes ser un padre más o menos sobreprotector y escoger si lo subes en la moto, o lo acercas a un becerro. Pero la polémica no da para más.

No obstante, lo de los titiriteros se está sacando de quicio támbien. Es increíble que ellos estén en la cárcel y un pederasta confeso no. Parece que toda España está metida en Gran Hermano, donde ‘todo se magnifica’.

Debo decir que no llevaría a mis hijos a ver morir a un animal, pero sí a ver marionetas. Esa es la diferencia, era un espectáculo para niños. 

No me gustan los toros, pero respeto a los aficionados y al mundo del toreo, que además son los que se ocupan de criar y cuidar a los toros de lidia y los aman más que todos los anti taurinos juntos. No lo entiendo, pero lo respeto. Así como tampoco entiendo que se intente adoctrinar y asustar a los niños en una función. Respeto sus ideas, y que si quieren hagan el teatrillo para sus hijos, saquen fotos de los muñecos apuñalando y colgando gente, y las cuelguen en Instagram. Del cartel, no coment, ellos mismos se definen. Pero a los míos no, a los niños de los demás que los dejen en PAZ. 

¡¡¡BASTA YA!!!! Los pequeños son SAGRADOS. Dejemos ya de utilizarlos como arma arrojadiza.