El bailaor flamenco José Porcel actuará con su compañía, y junto a Antonio Canales como invitado, en el Teatro Olympia del 11 al 14 de mayo presentando su espectáculo ‘Encuentro’, un número de ballet-flamenco que combina los estilos de ambos artistas durante hora y media.

José Porcel

¿Qué es lo que se puede ver en ‘Encuentro’?
Va a ser un espectáculo, junto al maestro Antonio Canales, de un flamenco muy actual, muy puro, muy trabajado, sin efectismos y con muchísima verdad.

¿Cómo surge la idea de este espectáculo?
La idea surge por Enrique Fallos, del Teatro Olympia, quien me propuso contar con Antonio en un espectáculo. Entonces llamé a Antonio, que ya lo conocía de hacía muchos años del Ballet Nacional, y se lo comenté. Ha sido un encuentro después de más de veinte años sin trabajar juntos.

¿Qué es lo que queréis conseguir con esta propuesta?
El objetivo es mostrar el ballet flamenco, seguir haciendo arte, seguir bailando y hacer que todo el público que lo vea sienta, se anime y le encante. 

Aunque sea un proyecto dual, ¿dirías que hay más de Antonio o más de José?
Hay de los dos. Es verdad que contar con Antonio es una ayuda por su sabiduría y por lo maestro que es. Es un gran apoyo en cuanto a peso a la hora de trabajar, pero toda la dirección es mía. Diría que un 50/50 o bueno, un 60/40, porque el maestro es el maestro.

José Porcel

¿Hay improvisación en ‘Encuentro’?
Siempre, de Antonio, mía, de la compañía y de los músicos. Nunca hay nada totalmente montado.



¿Qué sientes al volver a actuar en el Teatro Olympia, lugar donde diste el salto profesional?
Este es uno de los teatros que más me gusta de Valencia y, sobre todo, el más especial, porque es donde yo empecé a bailar con mi maestro Martín Vargas. Ya bailé el año pasado y me encanta hacerlo en este teatro, que es muy de flamenco.

¿Cómo ha cambiado José Porcel desde entonces? 
Ha cambiado mucho, ya me noto más mayorcete, llevo 25 años cotizados en el régimen de artistas. Son muchos años ya, mucho mundo, mucho escenario, más de 1.500 funciones… La verdad es que ha cambiado mucho, pero sigo con la misma ilusión y queriendo siempre aprender y mejorar. Lo difícil no es llegar, sino mantenerse, porque hoy en día mantenerte en esta profesión y vivir de ella es complicado.

¿Qué es para ti el flamenco?
El flamenco, ahora que sé que dentro de unos años ya pensaré en dejar de bailar, sería mi vida, mi estilo de vivir. Me puedo ir de vacaciones y, aunque esté en la playa tomando el sol, sigo escuchando flamenco. Está ligado a mí, igual que la danza.