Mucho se habla sobre la importancia de cuidar nuestra piel pero… ¿sabíais que de todos los órganos del cuerpo, la piel es el más versátil de todos?

La piel protege de agentes externos, del calor y el frío, del aire y los elementos, de las bacterias, es impermeable, se repara y lubrica a sí misma, incluso elimina algunos residuos del cuerpo. ¡De ahí la gran importancia de cuidarla y mimarla!

Para mantener una piel saludable basta con adquirir unos hábitos muy simples y buenos productos, como todos los que podrás encontrar en Douglas:

1. Protégete del sol:

No salgas de tu cada sin protección. Aplica una crema solar con un SPF que esté adaptado a tu tipo de piel, deberá entrar a formar parte de tu rutina diaria. También es recomendable que no se esté bajo el sol durante las horas de más calor del día y, en verano, aumenta el nivel protección de tus cremas.

2. Limpia a fondo tu piel:

Tanto en mujeres como en hombres, se recomienda limpiar la piel un mínimo de dos veces al día. De día, porque eliminamos las posibles toxinas de desecho que a través de los poros eliminamos durante la noche; y de noche, para eliminar los restos de contaminación y suciedad que recogemos durante todo el día, restos de maquillaje, renovación celular.

Este simple cambio en tu rutina de belleza te sorprenderá con increíbles resultados. Solo necesitarás un minuto para limpiar las mejillas, la zona T y la barbilla y un buen gel limpiador. A cambio, tu piel lucirá más radiante y luminosa.

3. Usa cremas hidratantes en tu día a día:

Debemos usar cremas hidratantes, no solo faciales sino también corporales en nuestra rutina diaria. A diferencia de una mascarilla, un exfoliante un tónico… las cremas hidratantes tienen la función de hidratar nuestra piel y evitar la sequedad que sufrimos de vez en cuando, especialmente en épocas de frío. Además, este actos nos ayudará a protegernos de posibles epidermis, a recuperar la vitalidad natural de nuestra dermis, a favorecer la elasticidad de nuestra piel y a evitar que nuestras células muertas se acumulen. Puedes encontrar una amplia variedad de la marca Nivea (aquí).

4. Usa cosméticos que tengan en cuenta el cuidado de tu piel:

Cualquier persona que tenga algún problema en la piel sabrá lo difícil que puede ser encontrar los cosméticos adecuados. Las bases de maquillaje, los correctores de color y las cremas CC no deben sobrecargar la piel, que ya de por sí puede estar irritada, la clave está en conseguir que (a pesar del maquillaje) la piel transpire.

Además, para lograr una piel perfecta y una tez radiante debes comenzar por cuidarla adecuadamente antes del maquillaje, para contrarrestar el enrojecimiento y las imperfecciones, con cremas faciales y para el contorno de ojos. ¡Si esto te preocupa, debes conocer la marca It Cosmetics, (aquí)!

5. Beber entre 1,5 y 2 litros de agua diariamente:

Entre el 15% y el 20% del agua de nuestro organismo se encuentra en la piel, por ello si queremos mantenerla joven, es fundamental hidratarse desde dentro. Beber agua es sinónimo de una piel más flexible, firme y elástica. 

Así pues, es recomendable como mínimo beber 1 litro y medio de agua al día para un correcto funcionamiento de nuestra piel.

Todo ello, sin olvidar nuestra alimentación. Llevar a cabo una dieta rica en vitaminas para conseguir una piel sin arrugas y manchas ¡es posible! No os perdáis este artículo de Marie Claire.