Receta para el confinamiento: pasta con carbonara de calabacín.

Desde el confinamiento, nuestra alimentación se ha visto alterada. Comemos entre horas, ingerimos alimentos con más calorías, también combinamos el teletrabajo, el ámbito familiar y las tareas del hogar y más de uno tiene que cocinar para alguna persona más  de lo normal.

Bien, pues  Ana Casanova, profesora del CETT-UB, centro universitario de turismo, hotelería y gastronomía adscrito a la Universidad de Barcelona, nos muestra una receta para estos días en casa: pasta con carbonara  de calabacín. Esta receta es muy sencilla de realizar, tanto para los amantes de la cocina, como para los que no lo son tanto.

La combinación  entre una salsa que gusta a casi todo el mundo y un poquito de verdura, será un plato excelente para disfrutar del sabor y mantener un poco la dieta, además de que el color verde del calabacín le dará un toque especial y divertido.

Este plato tiene, además, muchas variantes, ya que se puede preparar con cualquier tipo de pasta o sustituir algunos de los alimentos, si se prefiere: cambiar la panceta por jamón, por ejemplo, o el tomillo por cualquier otra planta aromática.

Ingredientes para dos personas:

  • 200 gr. de pasta
  • 1 calabacín pequeño, lavado y cortado a medias lunas
  • 6 trozos de panceta a tiras
  • Tomillo fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

Para la salsa:

  • 175 ml. de crema de leche
  • 2 yemas de huevo
  • Parmesano rallado

 Proceso de elaboración:

  1. En primer lugar, debemos cocer la pasta en una olla con agua abundante y un poco de sal.
  1. A continuación, escurrimos la pasta con la ayuda de un colador, pero debemos guardar 2 cucharones del agua de la cocción. ¡La añadiremos después a la salsa!
  1. Seguidamente, en una paella con un poco de aceite de oliva, tenemos que dorar un poco la panceta. Una vez lista, añadimos el calabacín, la sal, la pimienta negra, el tomillo fresco y lo salteamos todo hasta que los calabacines estén hechos. Lo reservamos en caliente.
  1. En un bol, mezclamos la crema de leche con las yemas de huevo y el parmesano rallado y añadimos sal y pimienta negra al gusto.
  1. Para finalizar, añadimos la pasta a la mezcla de calabacín y panceta. Ponemos también la nata con las yemas y el agua de la cocción de la pasta. Mezclamos bien y con cuidado.
  1. Ya podemos servirlo en un plato y poner más parmesano rallado y tomillo fresco por encima.