No se si llamarlo conciliación o autoexplotación, pero soy de las pocas (aunque cada vez hay más) que combinan el papel de profesional y mamá juntos y revueltos.

Lo mismo estás recortando unas fotos con el peque en brazos, o redactando un texto todo glamour… Y a los 5 minutos limpiando el water, que poniendo una lavadora y hablando con un cliente, repasando la lección del cole y transcribiendo una entrevista.

A veces pasan cosas como que un niño te coja el móvil y llame a un concejal, o enviar un mensaje para tomar una cerve al jefe de Prensa del Ayunyamiento. Cuando responde caes en que  en ese momento un peque ha llorado y NO se lo has enviado a tu amiga, la que va detrás de él en la lista de contactos.

El sumun es entrevistar a Jorse Drexler desde un cumple en el parque de bolas. Y a Javier Fesser mientras el niño juega con los peluches detrás de mi.

Cuando me giro, encuentro lo que os cuento en el video: la rumba llenita de muñecos. No pude evitar morirme de la risa y tuve que explicar al entrevistado qué pasaba. De ahí pasamos a hablar de los nanos y fue una conversación magnífica. 

¡¡Como los peluches ahí ando, viajando en Rumba!!