Vicente Verdú, escritor y periodista,  me recibe en su luminosa casa madrileña. La lista de honores y cargos que ha desempeñado es interminable.  Doctor por la Sorbona, miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard,  columnista habitual de El Pais donde fue jefe de opinión y de cultura,   Vicente es  también desde hace años un pintor de éxito. Sorprende su capacidad de reinterpretarse para expresarse con dos lenguajes tan diferentes.

Vicente, ¿En qué momento pasas de escritor a pintor?

La pintura ha estado siempre presente en mi vida.

Cuando era pequeño tenia dos pasiones, la Arquitectura y la Poesía. Acudía desde niño a clases de dibujo  para poder ingresar en la carrera, pero los derroteros de la vida me llevaron por el camino de la escritura y a aparcar la pintura. Pero ambas facetas, la de escritor y la de pintor han estado siempre presentes en mi vida.

La pintura no ha sido una cosa sobrevenida.

Ha tenido una intensa carrera como escritor ¿Has continuado pintando al mismo tiempo?

El primer libro que publiqué era un libro de mis dibujos con frases. Pero la pintura y la escritura son dos disciplinas que requieren mucho esfuerzo, confianza y mucha penitencia (ríe…). No tenia disposición para las dos cosas. Me decanté por la escritura pero siempre he ido realizando pequeñas obras que acababan en manos de amigos.

¿Qué desencadena que te vuelques en la pintura?

La muerte de mi mujer marca el punto de inflexión. En ese momento tan doloroso empezó a brotar el deseo de  pintar como una forma de expresión, una compañía. La pintura fue una consolación que me daba un lenguaje más claro, espontáneo y más directo.

¿Pudiste expresarte mejor ese dolor con la pintura que con la escritura? 

En principio el lenguaje escrito podría ser más fácil.

Casualmente tenía unas tablas de embalaje en mi casa y un día me lancé furiosamente a pintar. Me quedé sorprendido de la fuerza de esos trazos. La gente después, cuando llegaba al estudio, me decía que ese era el cuadro que más les había gustado. Un cuadro pintado con la tristeza y la pasión que suponía el recuerdo.  El duelo se convirtió en energía y solo pude canalizarlo con la pintura.

¿Y cuando empiezas a exponer?

Mi amigo el diseñador Alberto Corazón, uno de los referentes del diseño en España, me propone realizar una exposición conjunta que fue un éxito  ¡Vendí obras hasta a catedráticos de pintura! Recibí muchos elogios por parte de personas de  mucho criterio.

Estaba tan contento como confundido. No esperaba esa acogida de mis obras, pero eso me dio muchísimo entusiasmo.

¿Vender obras a personas tan importantes te dio mucha confianza?

Vender un cuadro o publicar un escrito no es solo la parte económica, es la dosis de autoestima que aporta cuando  alguien emplea tiempo en prestarte atención.  Cuando te compran una obra no es el dinero, es el hecho que renuncian a otras cosas para disfrutar de tu pintura.

¡No existen fotos con esas IDs o la entrada 44884 no tiene ninguna imagen adjunta!

¿Te impone el lienzo en blanco por ser autodidacta?

Pintar es experimentar, arriesgarse. Al principio no conocía como iban a reaccionar los materiales pero lo que importa es también el proceso, disfrutar de hacer, seguir aprendiendo. Me gustaría incluso hacer el año próximo Bellas Artes.

En la vida, como en la pintura, hay que hacer locuras. No renuncio a vivir.

¿Crees en el poder de conmover mediante la  pintura?

Yo no pretendo contar cosas con mi pintura. Si quisiera decir lo que otros necesitan saber,  me sentaría y lo contaría. El poder de la pintura es otro.

¿Cuáles son tus referentes?

Me pasa como con la escritura. Leo a Dostoyevski o a Kafka y me gustaría escribir así, porque me identifico plenamente con ellos. Te gustan las gentes que son afines a ti. He tenido mucho gusto por ver obras de Miguel Angel Campano o Navarro Baldeweg , Munch,  Kandisky….

Mis referencias son múltiples, pero lo que nunca he querido es parecerme a otros.

¿Cuáles son tus próximas exposiciones?

Desde Tokyo hasta Beijing, y varias en España.

  • THE NATIONAL ART CENTER. Tokyo. Del 18 al 28 de abril de 2016.
  • Club567. Madrid. Del 27 de abril al 20 de mayo.
  • ART BEIJING 2016. Beijing. Del 28 de abril al 3 de mayo de 2016.
  • Galería Conde Rodezno. Pamplona. Del 28 de abril al 25 de mayo de 2016.
  • Galería Orfila. Madrid. Del 23 de mayo al 14 de junio de 2016.
  • Galería de Arte Cervantes6. Oviedo. Del 6 de octubre al 31 de octubre de 2016.
  • Galería de Arte David Bardía. Madrid. Noviembre 2016.
  • Palacio de Congresos de Elche. Alicante. Diciembre 2016.

http://vicenteverdu.net