Hola a todas! Hoy os traigo una entrada un poco diferente. Tengo el orgullo de pertenecer a una familia que cuenta con un negocio familiar. Este año Casa Guillermo, ha cumplido 60 años. Inaugurada en el año 1957, hemos sido considerados los reyes de la anchoa, y no es para menos, ya que son el plato insignia de nuestra carta.

La historia es larga, pero os haré un resumen, mis abuelos Carmen y Guillermo (por parte de madre), montaron una taberna donde servían conservas y vinos a granel, poco a poco y con mucho esfuerzo y cariño fue creciendo, después pasó a mi madre, Amparo que con cariño, tesón y con muchas ganas de hacer crecer el negocio, cambió de local, más adaptado al mundo actual sin perder de vista sus orígenes y el sentido del establecimiento original.

Me siento muy orgullosa de lo que han conseguido mis padres con MUCHISIMO esfuerzo, siempre teniendo en mente el origen de todo y sin perder la humildad que otorga el trabajo y la pasión por lo que crees.

Mi hermano y yo, sabemos que algún día heredaremos, como lo hizo mi madre, el legado familiar, y siempre nos hemos sentido orgullosos de nuestra historia y de los valores que nos han inculcado.

Por eso, y por muchas cosas más, fue tan abrumador poder celebrar el 60 aniversario rodeados de familiares, amigos, clientes y proveedores.

Ahora solo nos queda seguir trabajando duro para poder celebrar de la misma manera o mejor el próximo aniversario.

Y quiero dar una especial mención a nuestros proveedores de la Cerveza Turia que nos ayudaron a montar este tinglado jajajajaja!

Espero que os haya gustado!

un saludo!