Angel Martín en Casino Cirsa Valencia. Por Nuria Vivó.

Llorar de risa durante una entrevista no es usual. No es solo lo que dice, es cómo lo dice. Si el monólogo que tiene preparado Angel Martín para los días 11 y 12 de noviembre en el Casino Cirsa Valencia, es la mitad de divertido que su conversación, las carcajadas están más que aseguradas. Cómico, presentador, actor, guionista, de todo un mucho. En su blog solocomedia.com y sus redes sociales encontraréis su especial humor con un click.

¿El espectáculo de Casino Cirsa es un monólogo?

Sí, he decidido ya llamarle ‘Lo de hablar’ para que no haya misterio y además para que cuando genere otro material llamarlo ‘Lo de hablar 2’ y así la gente sabe si lo ha visto o no. Me parece la manera más rápida.  Cuando buscaba título, pensando y pensando… Dije pero si esto es ‘lo de hablar’ que me dice todo el mundo: “¿Vas a hacer lo de hablar?”. No tiene más.

¿Tiene algo que ver con Solocomedia?

No, Solocomedia es un proyecto on line. Son como pequeños cortos de entre 2 y 3 minutos, donde soy el guionista y el director. Es un pequeño espacio de internet donde mostrar el interior de mi cabeza, por decirlo de alguna manera.

Cuéntanos de qué irá ‘Lo de hablar’.

He estado unos años desconectado de los monólogos y me daba la sensación que el material que tenía no era todo lo honesto conmigo mismo. Eran cosas que escribí entre los 20 y los 30.

Necesitaba generar un contenido que fuera más con el yo de ahora, con la edad y con lo que he vivido en estos 3 años de desconexión.

Es un material bastante más maduro y que tiene más que ver conmigo y con el tipo de humor que me interesa y la clase de espectáculo que me llama la atención.

¿Es cierto que el primer monólogo que hiciste fue con un suéter por encima de la cabeza, tapándote la cara?

Estaba estudiando interpretación y no tenía ni idea de lo que iba a hacer. Paramount Comedy estaba empezando aquí y comenzó a abrir salas de comedia por Barcelona. Una profesora me obligó a hacer un monólogo cómico de 5 minuto. Hice una especie de mini obra de teatro en la que yo interpretaba a un fantasma. En clase lo hacía con una sábana en la cabeza, pero cuando tuve que ir a hacerlo delante de la gente de Paramount Comedy, claro no tenía sábana, así que pensé: pues me quito el jersey y me lo tiro por la cabeza. No tenía mucho que ver con los monólogos, pero a Ricardo Castella le pareció que se podía reconvertir.

Angel Martín para los días 11 y 12 de noviembre en el Casino CirsaAngel Martín para los días 11 y 12 de noviembre en el Casino CirsaAngel Martín para los días 11 y 12 de noviembre en el Casino Cirsa

¿Te consideras monologuista, guionista, actor, presentador? ¿Qué?

Pues no lo sé. Te mentiría si te dijera que lo tengo claro. Mi padre dice que acabaré tocando el bombo por la calle y enseñándole una placa de Sheriff a la gente, porque estoy chalao y no defino bien -risas-.

Puede que más guionista, porque donde paso más tiempo es escribiendo. Sí, guionista al que le gusta interpretar su material. Sí, ummm… cómico-guionista. Pero… no sé muy bien quién soy, no lo tengo definido. Me interesa la comedia, pero no lo tengo claro ya te digo, si se te ocurre algo me va a parecer bien.

Supongo que la idea era dedicarte a hacer reír y ahí estás. Actúas en el Casino Cirsa, ¿te consideras una persona con suerte?

Pues no era mi idea, pero sí me considero una persona con suerte, porque sin pretenderlo he conseguido descubrir que lo que me interesa es la comedia y me dedico a ello. Pero no soy la clase de tipo que tenía clarísimo qué quería. He ido dando palos de ciego y escogiendo en cada momento qué es lo que me apetecía. Gracias a ello he podido descubrir que lo que me gusta es la comedia y poder dedicarme a ello es un lujo.

Lo que sí tenías claro que querías actuar, porque te pusiste a estudiar para ello…

Sí, es probable que lo que más me apeteciera fuese ser actor. Pero empecé muy tarde, cuando ya me pude pagar yo los estudios.

Es que salir del cole y pedir que te paguen la carrera de actor, es difícil.

Sabía que mi padre me iba a hacer todas las bromas del mundo. Aunque luego me apoye, no quería llegar a mi casa y escuchar a mi padre ¿Cómo vas Banderas? Era como… No sé si estoy fuerte para esta mier… -risas-

Cuando me lo pude pagar yo, ya me apunté y tuve que seguir aguantando las bromas, eso sí, aunque ya de otra manera.

¿Te consideras una persona alternativa? Crítico, presentador de La 2…

Si ser alternativo significa hacer proyectos que te interesen, sí. Es verdad que tiendo a coger proyectos que son más minoritarios, pero creo que es porque en ellos hay menos gente involucrada, menos filtros. En tele, por ejemplo, asumen que los va a ver menos gente y te dan un poco más de libertad.

¿Cómo recuerdas la época de Se lo que hicisteis’? ¿Fue un momento dorado?

Fue muy divertido, mientras fue divertido. No lo recuerdo como la mejor época de mi vida, ni la peor. Lo que sí fue es un momento decisivo en mi vida.

Al menos sí el de mayor fama.

Sí, pero al final mi gestión de la fama es más lo que la gente cree, que la que uno vive. Como te ve en la tele cada día piensa ohh, esto es un p. éxito, la bomba… Pero al final es todo más normal de lo que se creen.

Esto lo hablaba con Mauro, que lleva muchos años. Me decía si tú estás en Tokio y la gente se gira, eso es fama. Pero en Tokio dicen nuestros nombres y no se inmuta ni Dios. Esta fama nuestra es una fama un poco de bar.  Patricia y Miki es distinto porque llevaban ya muchos años… Pero lo mío creo que era más por la cercanía del personaje que otra cosa.

Después vino ‘’Órbita Laica’, más minoritario, pero muy especial. A mi me gustaba mucho.

Qué bien, gracias, te lo te lo agradezco. Acercar la ciencia y desmitificar el rollo este de la ‘ciencia es un coñazo’ me parecía vital. Mucha gente escucha ciencia y se pone a la defensiva, pensando que no va a entender nada y al final ciencia es todo.

¿La ciencia te había interesado alguna vez?

No, además me pilló en una época que yo era más pro-reiki. Estaba ahí con las nuevas terapias, muy chalao… Pero cuando hablé con ellos y con los colaboradores me di cuenta que había mucho más detrás de ese mundo. Y es fascinante. Además los científicos y especialistas que conocí son la leche. Y encima son borrachos como yo, entones te lo cuentan todo con lenguaje de bar. Es estupendo.

Ahora con los blogs etc. tienes la oportunidad de llegar sin filtros, como dices tú. ¿Cómo te llevas con las tecnologías?

Estoy aprendiendo a llevarme. Empiezo a entender cómo funcionan las redes sociales y si es como creo, es bastante alucinante. Mola bastante. No tengo muy claro cómo va y me parece que nadie lo tiene claro del todo, cada uno tiene su propia teoría…

Ves como eres un poco raro-alternativo. Estás aprendiendo ahora lo de las redes sociales, no tienes what’s up en este teléfono…

Sí tiene, no me rayes. Me encanta la figura esta que se forma en torno a mí de tío raro que no tiene what’s up -risas-. Sí tengo y sé lo que es y todo.

Pues a mí no me aparecía…

Uy, eso es que te han bloqueado, por algo será… Malo. Voy a dejar el misterio ahí, en lo alto. Bueno si tienes cualquier duda me pegas un toque.

Desde luego no te enviaré un what’s up.

No, que para ti no tengo -risas-.