Antonio Vergara ha sido durante 40 años la firma de referencia absoluta en la Comunidad Valenciana en lo que a crítica gastronómica se refiere.

Colaborador de Hello Valencia desde sus inicios en el año 2.000, comenzó su carrera como «inspector» gastronómico en Cartelera Turia y posteriormente marcó un antes y un después con su Anuario Gastronómico y también se subió al carro de las nuevas tecnologías con su blog personal.

A lo largo de su dilatada carrera escribió para las publicaciones y diarios más prestigiosos, a veces empleando los pseudónimos de Ibn Razín y, también, el de Fátima de Ali-Khan.

Casi siempre empleó su pluma al servicio del arte culinario, si bien la política no se salvó de su inasequible espíritu crítico y los domingos aunaba opinión e ingenio en su columna «¡Salve y usted lo pase bien…!»

A medida que su actividad periodística en el ámbito de la gastronomía fue acrecentándose, los grandes chef fueron reconociendo su buen juicio, su sabiduría y su imparcialidad, lo que le llevó a comenzar colaboraciones con publicaciones especializadas como la revista «Sobremesa» y participaciones en prestigiosos jurados de cocina, entre los que destacan los certámenes San Sebastián Gastronómica y Madrid Fusión.

De estilo ágil, riguroso y directo, despreciaba en sus artículos las trampantojos y los atajos en cocina y alababa la excelencia profesional. Sus críticas siempre justificadas con argumentos y sus consejos, aplaudidos, se acompañaban de un gran sentido del humor. Una voz más que autorizada que le llevó a entablar amistad con un sinfín de cocineros de primer nivel que sabían reconocer su buen juicio y su rigor.

Más allá de la gastronomía, amaba el buen cine y el jazz. A menudo extraía lecciones de secuencias y diálogos cinematográficos, y conocía una larga lista de referentes del jazz, algunos grandes nombres y otros que no alcanzaron tanto reconocimiento, pero que a pesar de ello eran auténticos virtuosos, motivo suficiente para ganarse el aprecio del crítico experto.

La madrugada del viernes 7 de junio, un derrame cerebral ponía fin a 76 años de la vida de un hombre inteligente, irónico, coherente y con una dosis justa de acidez. Ese mismo día, su esposa, María José, recordaba las palabras que le dedicó Manuel Vázquez Montalbán, amigo y compañero de pasiones, que resumió la personalidad de Antonio Vergara ante la vida en un lema breve pero significativo: “Antonio habla poco, observa mucho y come lo justo”.

Desde Hello Valencia, brindamos un enorme abrazo a su mujer, un ejemplo de valentía y entereza, y compartimos su dolor por la pérdida de nuestro admirado colaborador periodístico, compañero de grandes sobremesas y entrañable amigo. Hasta siempre, Antonio.