Actriz, cantante de su propia banda de rock y ahora también escritora, Beatriz Rico se atreve con todo. “De miss a más sin pasar por Albacete” es su primera novela, fresca y divertida pero con un mensaje detrás. Ella misma nos cuenta cómo empezó con este proyecto solo con un cuaderno y un boli.

“De miss a más sin pasar por Albacete” es tu primera incursión en el mundo editorial, ¿cómo decide una actriz como tu empezar con la escritura?

Pues porque lo decidieron por mí, me explico, ha sido como una progresión porque yo vengo de escribir mis monólogos y cuando me subo al escenario la gente se ríe con ellos, es un privilegio. Por otro lado, mi marido se ha tirado mucho tiempo diciéndome que escriba y todos los días cuando me levantaba a desayunar, en la mesa había una libreta y un boli esperándome, porque yo escribo a mano. Soy un poco perezosa y me costaba ponerme hasta que pasó algo que me hizo dar el paso, yo en Instagram siempre escribo posts muy largos y un día que no lo hice la gente me los pedía. Así que cuando bajé a desayunar miré de reojo la libreta con el boli y de repente empezaron a fluir las ideas

Imagino que en algún momento te pasarías al ordenador ¿no?

¡En ningún momento! Todo a mano, yo si me pongo con un ordenador voy como más lenta y las ideas se me atascan, con el boli voy “fum fum fum”, como si me poseyera un espíritu, -risas-. Iba tan rápido que luego no entendía ni mi propia letra, menos mal que luego mi marido me los pasaba a limpio.

A través de Rita, la protagonista, hablas de la adicción al alcohol, la prensa del corazón o la presión de la mujer de estar perfecta a cualquier edad, ¿por qué eliges estos temas?

También hablo de la enfermedad o la muerte, pero no hice una selección de temas, yo iba escribiendo por intuición según lo que me pedía la novela y el cuerpo en cada momento. A parte de humor yo quería que la novela contuviera un mensaje, es una mezcla, para que a la gente no se le haga bola. Tenía la obligación moral de escribir un libro con un mensaje y contarlo.

Beatriz Rico

Escribiste en twitter que tu objetivo con este libro es que la gente se ría hasta que les salgan abdominales, en estos momentos quizá es de lo más necesario.

Estamos pasando una época de cambios, una época muy mala que no hemos vivido nunca atravesando un cataclismo histórico y la gente necesita reírse. Cuando hablas con alguien y rascas un poco siempre encuentras que todos tenemos problemas. Yo cuando salgo de alguna función y alguien me dice “oye gracias porque durante 2 horas he olvidado mis problemas”, eso para mí es el mayor premio que puedo tener. Y ahora con más razón, porque todos los días recibimos noticias muy duras y necesitamos el cine, los libros o la música para que nos hagan resetear el cerebro. Por eso he escrito el libro que a mí me gustaría leer.

También eres cantante en tu banda de rock ¿de dónde viene tu afición por la música?

Desde siempre, yo cuando era muy pequeñita todo el mundo cantaba Parchís y yo me cogía el bote de laca de mi madre como si fuera un micrófono y me ponía a hacer playblacks de Blondie. Años después la banda vino a mí y yo cumplí mi sueño de subirme a un escenario a cantar clásicos de rock.

¿Qué te hace más ilusión que la gente alabe tu libro, un concierto tuyo o un papel que hayas interpretado?

No lo se, hoy tuve la primera buena reseña de la novela en Amazon y fue un subidón. Hasta ahora solo la había leído mi familia, y les gustaba mucho, pero no son objetivos. En todos los trabajos que he hecho me ha hecho ilusión que me digan cosas buenas, todas esas alabanzas nos ayudan y nos reafirman en esta profesión donde a veces tienes dudas y flaqueas. Los actores sí leemos las críticas y sí nos afectan.

Beatriz Rico

Fotografías: Gus Geijo

Eres muy activa en redes sociales y siempre estás publicando fotos, posts ¿cómo llevas a los haters?

A mí ya no me afectan porque me he dado cuenta de que es gente que hace de meterse con los demás su profesión. En un principio si que me molestaban porque pensaba que yo estaba haciendo algo mal, pero es que lo hacen con todo el mundo. A mí me afecta una crítica de un crítico de teatro, alguien que sabe de lo que habla, pero de alguien que se esconde tras una foto de perfil de una planta y te insulta… pues no se le puede hacer caso.

Tu defiendes unas redes sociales que sirvan como altavoz para injusticias, ¿crees que muchos influencers desaprovechan esta plataforma para ayudar? 

Sí, porque hay gente que no tiene voz, que no se les escucha y los que tenemos voz creo que tenemos la obligación moral de que las voces de esas personas estén en nuestras gargantas y es una pena que tengas muchísimos seguidores y que no lo utilices para hacer el bien, eso me parece un desperdicio.