Asientos de primera para asistir a todo un espectáculo: gratis y a diario

Ser joven en el siglo XXI no es fácil. Mucho trabajo, mucha fiesta… Parecería que puede una olvidarse de mirar más allá, pero no en Roma. Durante cualquier paseo, la ciudad eterna nos recuerda que a veces hay que parar y admirar la belleza que va más allá de sus museos, la belleza de ver la ciudad viva desde otra perspectiva, desde la altura. Así, la capital nos invita a verla en movimiento, o incluso cuando para un momento y el sol se pone sobre ella, desde una gran variedad de miradores.

Los puntos de altura desde los que contemplar el esplendor de la ciudad son muchos, debido a la relación histórica que ha tenido Roma con el poder, ya que la altura ha significado poder. De hecho, una de las frases frecuentes que se escucha decir a quienes han nacido y crecido entre estas calles lo recuerda:

«Desde aquí veo San Pedro, pero desde la cúpula veo toda Roma»

Lo que quieren decir con esto, es que la belleza de la plaza de San Pedro, admirada por todos y cada uno de los turistas que la visitan, es innegable, pero subir a su cúpula y contemplar toda Roma ofrece una muestra no solo de belleza sino también de poder. Históricamente, porque una vista así permitía tener control sobre todo lo que sucediera en el imperio; actualmente, porque es inevitable maravillarse ante la grandiosidad que emana esa panorámica.

Por tanto, debido a esta percepción histórica de la altitud como poder, hoy en día es posible desviarse del camino en cualquier punto y encontrar cerca un mirador desde el que disfrutar de un momento de tranquilidad y buscar otro enfoque.

Terraza del Pincio

 

Roma con altura, mirador de la terraza de Pincio, piazza del popolo

 

Un punto clave desde el que contemplar Roma y, especialmente, la Piazza del Popolo, siempre llena de movimiento. Una plaza que, además de la vida que emana, está cargada de historia – como todo aquí -. En su centro, se sitúa un obelisco egipcio que data del año 10 a.C y que fue trasladado a esta plaza en 1589.

Actualmente, gracias a la amplitud de este espacio, es lugar de acogida de distintas celebraciones festivas. Aunque, incluso sin celebrar nada, siempre será fácil encontrar música gracias a los artistas que interpretan a pie de calle.

El Jardín de los Naranjos

 

Roma con altura, el jardín de los naranjos

 

Se trata de una de las colinas del monte Aventino, un lugar más alejado del habitual ajetreo romano, al que la masificación turística parece que todavía no ha llegado. Tras un paseo entre las sombras y aromas de los naranjos, este sitio ofrece la posibilidad de contemplar la ciudad desde un parque que emana paz y tranquilidad, ideal para relajarse y recargar baterías. Personalmente, considero este uno de los lugares privilegiados donde ver los últimos rayos de sol que marcan el final de un largo día.

El mirador del monumento a Vittorio Emanuele II

 

Roma con altura, monumento a Vittorio Emanuele II

 

Situado en la céntrica Piazza Venezia, este monumento, también conocido como el Altar a la Patria, fue construido en honor a Vittorio Emanuele II, primer rey de la Italia unificada. Actualmente, ofrece la posibilidad de entrar y disfrutar de una vista privilegiada de todo el centro de Roma, encuadrada entre las dos grandes banderas italianas que ondean a ambos lados de la construcción.

No se trata de uno de los puntos con más altura, sin duda, por ello no es posible ver todo aquello que abarcan las fronteras de la ciudad. Pero sí uno de acceso fácil y gratuito que sin duda no te deja indiferente.

Castel Sant’ Angelo

 

Roma con altura, cartel Sant' Angelo

 

También en el centro de la ciudad. Junto a uno de los puentes que atraviesan el río Tíber, se encuentra el Castel Sant’ Angelo, un mausoleo al emperador Adriano, de visita obligatoria en Roma. Tras acceder a este monumento, además de una visita por su interior, se puede salir a la terraza a disfrutar de una vista de la ciudad, con un encuadre privilegiado del río  que  la atraviesa.

La entrada tiene un coste de 15€ habitualmente, sin embargo, es gratuita el primer domingo de cada mes, y también ofrece un descuento para estudiantes en Roma (incluidos estudiantes Erasmus).

Colina Gianicolo

 

Roma con altura, colina Gianicolo

 

Si no temes a las cuestas y buscas una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad, este es sin duda tu mejor destino. Esta colina ofrece una imagen de Roma entre los árboles que la envuelven que sin duda enamora. Además, para llegar hasta ella – si se hace a pie – es posible atravesar el Trastevere, un camino con lugares de visita imprescindible como la iglesia Santa Maria in Trastevere, así como pequeñas calles llenas de encanto.

La cúpula de San Pedro

 

Roma con altura, cúpula de San Pedro

 

Y para terminar, por supuesto, no podía faltar el punto con más altura de toda Roma. Tras subir 522 escalones, esta cúpula, situada en la plaza San Pedro, en el Vaticano, ofrece la mejor vista de toda la ciudad: en el centro, la emblemática plaza de la Ciudad del Vaticano, y a su alrededor toda Roma.

Se trata de una subida en espacios muy reducidos, que puede resultar algo tediosa, pero que, sin duda, merece la pena. Además, antes de iniciarla, es posible también visitar el interior de la Basílica de San Pedro, que alberga, entre otras grandes obras de arte, la Pietà de Miguel Ángel.

La entrada a la basílica es gratuita, pero la subida tiene un coste de 8€


 

No obstante, a pesar de estas recomendaciones, Roma ofrece muchos otros lugares desde los que descubrir vistas nuevas y únicas, solo son necesarios varios paseos y una detenida investigación para encontrar un pequeño paraíso particular dentro de la gran ciudad.

OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS: TÉRAMO: TERAMUM, TERAMI