Si el erasmus es un viaje, qué mejor manera de aprovecharlo que seguir viajando. Este fin de semana: Téramo, una ciudad museo entre la naturaleza.

Clases, fiesta, ruido, el frenético vaivén de coches, gente… Roma puede volverse un paraíso agotador. ¿La solución? Una escapada lejos de la ciudad en busca de una bocanada de aire fresco. Y el destino esta vez: Téramo.

 

Téramo

 

A unos 130 kilómetros al suroeste de Roma, se encuentra la antiguamente llamada Petrut – lugar elevado rodeado de aguas -, una pequeña ciudad en la que resulta fácil perderse entre paisajes verdes para renovarse. Rodeando la ciudad, un arroyo cuyo fluir sirve de banda sonora a una mañana de senderismo y kilómetros de flora que hacen olvidar el entorno urbano por completo.

Pero si vuelves y te adentras entre las calles de la ciudad, sigue sin perder su esencia. Desde numerosos puntos – ya sean miradores o simplemente calles situadas a mayor altura – se alcanza a ver el paisaje natural que envuelve el núcleo de la urbe.

 

Téramo

 

Y aunque, personalmente, lo que más me ha atraído del lugar haya sido su sinergia con el entorno natural, hay más. A la entrada, un cartel: «Téramo, ciudad museo». Entre las calles y callejuelas, numerosos restos de antiguas construcciones romanas, por ejemplo, el teatro. En el centro también se encuentra el edificio de visita obligatoria, il Duomo di Teramo, la catedral a la Asunción de la Virgen María y a Bernardo da Pagliara, santo patrón de la ciudad; una construcción que combina los estilos gótico y románico.

¿Y la fiesta? Por supuesto, tampoco puede faltar. Tras desconectar entre el silencio de los alrededores, también llega el momento de darle play a la música, por ejemplo, en Madre Natura – oportuno nombre, por cierto – un lugar clave para cualquier estudiante erasmus donde divertirse entre sonidos españoles, ya que en la playlist del DJ nunca faltan los populares temas latinos, ideales para pasar horas bailando.

De este modo, la perfecta combinación entre desconexión, turismo y fiesta, hacen de Téramo un lugar de visita obligatoria para cualquier persona que esté en Italia. Turista o estudiante, eso aquí no importa.

 

Tip: Al fácil acceso a la ciudad (desde Roma tan solo 2 horas en autobús), se suma el económico coste del viaje que, para los estudiantes erasmus miembros de la asociación ESN, se reduce utilizando el código de descuento en FlixBus.

OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS: IL DOLCE FAR NIENTE: EL PLACER DE NO HACER NADA