José Antonio y Tina acaban de regresar de una intensa experiencia en India. Las ciudades del estado indio del Rajastán junto con Benarés han sido las elegidas para disfrutar de este país tan rico en historia y cultura que deja huella en todas las personas que lo visitan.

India es un destino muy especial y espiritual. Ahora que lo conocéis de primera mano, ¿qué es lo que más os ha gustado de la experiencia allí?

La India nos ha sorprendido favorablemente. El Rajastán y sus ciudades principales te maravillan por la riqueza de sus palacios y sus fuertes. Los palacios son bellísimos, con piedras preciosas y trabajos en las ventanas con unas filigranas espectaculares. Llama la atención que en la mayoría de ellos todavía viven las familias de los rajas con muchas de las tradiciones ancestrales aunque adaptándose al mundo moderno.

En Agra se encuentra el mausoleo más representativo y mejor conservado de la arquitectura mogol, el Taj Mahal. ¿Os ha sorprendido tanto como esperabais?

El Taj Majal es uno de los destinos obligados en India pero como lo has visto tanto en fotografías no es de lo que más nos ha llamado la atención. Su historia es bonita. Es muy bello y le rodea como un aura de misterio y amor que te embarga. Sin embargo el pequeño Taj Mahal que está cerca y fue en el que se inspiró el grande, nos ha gustado muchísimo por su belleza.

Jaisalmer es otra de las ciudades que han hecho este viaje tan especial. ¿Qué destacaríais de la estancia allí?

Jaisalmer es la ciudad en la que hemos estado más a gusto. Su enclave dentro de un fuerte amurallado y su colorido son bellísimos. Sus havelis (residencias urbanas o mansiones tradicionales) nos impactaron por la riqueza de sus construcciones y el trabajo artesanal de todas sus estancias, en especial el enrejado de piedra de todas sus ventanas para que las mujeres vieran el exterior sin ser vistas. La puesta de sol en el desierto a lomos de un camello fue una de las experiencias que más recordaremos. El hotel Suryagarh era como un gran haveli y la estancia allí fue muy agradable.

Benarés es una ciudad que brilla por sí sola y merece una visita obligatoria, pero todavía hay muchos viajeros que prefieren no conocerla. ¿Qué tiene esta ciudad que la hace tan única?

Benarés es una ciudad a la que dudábamos ir por todo lo relativo a la muerte, pero al final decidimos ir por consejo de nuestra asesora de viajes y ha sido una experiencia que no se puede transmitir fácilmente. Las impresiones vividas son inenarrables. Es como una vuelta al pasado más remoto en el que la vida y costumbres de los indios que van al Ganges para purificarse y rendir culto a sus antepasados es digna de ver. Los rituales de los sacerdotes, sus cantos y oraciones, la música, las flores, el ambiente… todo es impresionante. Te quedas sin palabras. Después de conocerla podemos decir que es un destino imprescindible, pero es muy importante la ubicación del hotel. El nuestro era bellísimo y estaba al lado de todas las celebraciones rituales, algo que es fundamental para evitar desplazamientos en esta ciudad tan caótica de tráfico.

Sabemos que en India las cosas se celebran a lo grande y vosotros habéis celebrado vuestro aniversario en Jodhpur. ¿Cuál es la anécdota más divertida que recordáis de esta celebración?

La verdad es que no nos esperábamos el fiestorro que nos montaron en nuestro aniversario. Nos llevaron a un palacio y nos hicieron sentir como unos marajás. Nos vistieron con trajes típicos y nos recibió un grupo musical con cánticos antiguos que se transmiten oralmente y que nos gustó muchísimo. Luego tuvimos una cena estupenda con la vista del fuerte y la plaza del reloj iluminados. Lo pasamos muy bien.

NUBA VALENCIA Pizarro, 14
Tel. 96 394 50 58 nuba.net

Otras noticias de interés:

LA FURA DELS BAUS DE CARMINA BURANA ARRASA EN TAQUILLAS