Marta Mississippi: «Hay muchos tipos de mujeres que llegan al poder y no tienen por qué ser las típicas solteras»

Ella es Marta Mississippi (@mississippi_lab): influencer, youtuber y monologista que ha ganado 2 años seguidos el Slam Poetry de Valencia y ha sido cuarta en el campeonato nacional el año pasado. Ahora publica Princesas y lobas, un libro de poemas en el que reivindica el feminismo y la sororidad, con el sello Montena y editado por la famosa influencer anónima Srta Bebi (@bebi__fernandez).

 

Marta Mississippi: Princesas y Lobas

Empecemos por el principio, el título, ¿por qué este?

A este título realmente se llegó un poco entre la editorial y yo, porque sí que es verdad que a mí se me preguntó cuál quería, pero estuvimos entre varios: Aullido de princesas, Princesas Aullando a la Noche… Al final se quedó este porque me parecía que reunía todo tipo de mujeres, a las que quieren ser princesas y a las que quieren ser más lobas, más rebeldes. Para mí es un llamamiento a la sororidad y a aceptarnos a todas.

Marta Mississippi: «Ahora me alegro de haberme vestido de Minnie con un traje confeccionado por mi madre y no haber sido una princesa»

La primera frase: «mamá, quiero ser una princesa», ¿a ti también te han disfrazado de princesa de pequeña y has querido serlo?

No lo recuerdo muy bien, los recuerdos de cuando somos pequeños no suelen estar muy nítidos a no ser que sea por fotos. Pero sí que tengo recuerdos  de cuando tenía cinco años o así, de cuando todas las niñas iban vestidas de princesas y yo quería vestirme de princesa como todas, pero mi madre me vistió de Minnie, y además con un traje hecho por ella y todo, súper currado. Y en realidad yo quería comprarme el de todas, me apetecía ir de princesa, porque además las veía a todas con el pelo largo y yo lo llevaba corto y quería ser como ellas. Pero ahora no, ahora me alegro de haberme vestido de Minnie con un traje confeccionado por mi madre y no haber sido una princesa.

 

Marta Mississippi

Hablas de estereotipos, sin embargo, a día de hoy muchos -sobre todo las nuevas generaciones- ya han superado esto, ¿no crees que juzgar ideas del pasado con los ojos del siglo XXI puede ser un error?

Yo creo que este libro es como un recorrido desde el pasado hacia los tiempos actuales, así que realmente lo que se critica desde la parte de antes de Aullido, que es como el cambio, se tiene que entender como algo que viene de una época más antigua. Es más clásico todo, los referentes son más clásicos también. Y digamos que no deja de pasar, porque actualmente sigue habiendo comportamientos machistas por parte de personas o de colectivos, pero sí que es verdad que está mucho más cambiado y modernizado, que es lo que toca.

En «El nacimiento» terminas preguntando, «¿qué quieres ser de mayor?», ¿y tú, qué querías ser de mayor?

Artista. Yo quería ser actriz, cantante, cualquier cosa que tuviera que ver con un escenario y con actuar.

Marta Mississippi: «Tú tienes que quererte a ti y luego, una vez te quieras a ti misma y estés a gusto con quién eres, puedes querer a otras personas»

En «El amor verdadero» de nuevo lanzas una pregunta, «¿sé amar?», ¿crees que la sociedad y cultura en la que nos educan a las mujeres nos lleva a no saber amar (bien)?

Yo me vi todas las películas infantiles clásicas antes de escribir el libro, y de lo que me daba cuenta sobre todo era de que las princesas requerían el amor y, mientras fuera un príncipe azul de la nobleza, les daba un poco igual quién fuera. Era como «lo importante es que me quieran». Y no les enseñaban a las niñas que tú tienes que quererte a ti y luego, una vez te quieras a ti misma y estés a gusto con quién eres, puedes querer a otras personas.

También yo creo que se nos ha enseñado a ser súper serviciales y a complacer a las otras personas, pero no sé si eso tiene que ver con el amor o con simplemente la idea de corresponder bien, servir al otro…

¿Y crees que las nuevas producciones animadas están rompiendo ya con eso?

Si nos centramos en pelis como Brave, obviamente es la mejor, la más moderna y la más rebelde. Yo creo que no les queda otra más que adaptarse a los tiempos, y no solo eso, sino también mostrarnos que hay muchos tipos de mujeres que llegan al poder y no tienen por qué ser las típicas solteras que no quieren casarse, que dejan de querer tener hijos. 

Es como que una mujer directiva, de alto cargo, no pueda ser una mujer sensible, que quiera ser madre también. Están como o «la mala», que sigue siendo esa directora que renuncia a los hijos, o «la maternal», que renuncia a la vida empresarial por ser madre.

«La princesa está triste». Aquí contestas a los versos de Rubén Darío y, entre otras respuestas sin filtros, a «los suspiros se escapan de su boca de fresa» replicas «en mi pueblo se dice eructar», ¿qué pretendes transmitir con esta intervención del clásico del poeta?

Quiero expresar diversión, porque me lo pasé muy bien escribiéndolo, sin ningún fin literario. Es un poco como me imagino yo las dos épocas de «La princesa está triste». 

Es como una contestación, decir que mi único objetivo que, quede claro, no es el amor, no quiero dejar que sea un objetivo. Sí que quiero tener una pareja en un futuro, pero mi primer objetivo es estar yo, saber darme placer y estar bien conmigo misma, y cuando esté todo eso completo, que venga quien quiera, y yo ya elegiré si me apetece estar sola en ese momento o si voy a dedicar el tiempo y la energía a estar con alguien y a cuidar bien a esa persona. En definitiva ese poema es pura fantasía y diversión, es como decir «aquí estoy yo con mi satisfyer y ya está»

Marta Mississippi: «El libro hace también una crítica al tema de la princesa de la casa real, me parece que eso es demasiado arcaico ya»

Después de leer el libro, la conclusión parece bastante evidente, pero aún así, qué mejor que escucharla de la propia autora, cuéntanos ¿cuál es el late motiv de este libro?

Para mí lo más importante es lo que comentaba del título, porque desde que hace unos años resurgió más fuerte el feminismo yo creo que se han creado muchos feminismos, no hay solo un feminismo y eso lo tenemos claro. Y tenemos que crecer juntas, dialogando, y con los hombres también, aprendiendo a dialogar juntos para poder evolucionar y poder llegar así más lejos también. 

Y obviamente el objetivo también es que ya no exista esa princesa medieval. El libro hace también una crítica al tema de la princesa de la casa real, me parece que eso es demasiado arcaico ya y debería quitarse esa idea.

OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS: ENTREVISTA CON MARIO VAQUERIZO