Texto: Josep Lozano

Jaime Hayón vive ‘’In another planet’’, o sea, Valencia. ¡Genial! Como genial es la figura de este creador a quien no se le resiste nada, a quien le entusiasma todo, a quien la curiosidad le conduce a explorar y sacar partido a cualquier matiz… Y si encima descubres que estás es una ciudad llana, con un clima y una gente amables, que te ofrecen la posibilidad de ser tú mismo sin que nadie ni nada te interrumpa… pues a utilizar el carril bici y, como dice el refrán: ‘’en un país de naranjas… a hacer ¡naranjada!’’

Acaba de aterrizar del Lejano Oriente, háganos un resumen, actualícenos, porque he intentado hacerlo yo y no doy abasto.

La verdad es que ha sido un viaje f renético, vuelvo contentísimo de ver el trabajo finalizado de dos gran- des proyectos que teníamos entre manos: una tienda gigante en Xi’an y un restaurante/club en Shanghai, ambos para Fritz Hansen. Me inspiro mucho en estos viajes y vuelvo con mis sketchbooks cargados de ideas para nuevos proyectos!

Sus diseños son muy alegres, llenos de vida. ¿Qué tiene que ver la creatividad con la felicidad?

La creatividad me da felicidad y la felicidad me vuelve más creativo…

Le gusta Valencia porque sí, porque la ha descubierto, o siguiendo las indicaciones de algún facultativo, por aquello de ‘’an orange a day keeps the doctor away’’?

Ja, ja, ja! Efectivamente la descubrí a mi manera y lo sigo haciendo. Cada vez que vuelvo de un viaje veo como han abierto algún local nuevo o algo diferente está pasando; es una ciudad con un ritmo que me permite disf rutar y relajarme cuando es ne- cesario.

¿Viste de falleros a sus hijos? ¿Los vestiría de forma tradicional o se permitiría alguna licencia?

A nivel tradicional me interesa la artesanía de los trajes regionales, ¡Podría investigar sobre sus técnicas para customizar alguna prenda!

¿Un diseñador mediático nace con el aura a cuestas o se hace?

Uno no lo planifica, siempre me he dedicado a hacer lo que me gusta.

A estas alturas de su vida en el DISEÑO, donde todo se puede aplicar sobre cualquier superficie, artículo, ropa, hotel, mobiliario, cerámica o restaurante, ¿hay algún área que se le resista?

Estoy abierto a cualquier tipo de propuesta, he realizado proyectos de todo tipo, aún así, estoy seguro de que todavía quedan áreas por explorar.

Shangay, Tokio, Singapore, Toronto, Chicago… ¿le atrae más lo exótico o los nuevos mercados emergentes?

Lo que me fascina es poder trabajar a nivel global, es fantástico llevar a la vez un proyecto local y otro en la otra parte del mundo. He recibido propuestas desde muchísimos países y poder llevarlo todo a cabo es un gran reto!

¿Tiene ya su próximo billete comprado? ¿A dónde le lleva su destino?

Como comentaba, el próximo proyecto puede ser en cualquier parte del mundo…

Otras noticias de interés:

EL TEATRO TALIA RECIBE LA PARTE MÁS ÍNTIMA DE GODOFREDO VILLA