La celulitis es una inflamación del tejido subcutáneo que produce unos relieves en la piel, modificando su superficie. Es decir, se trata de una hinchazón del tejido graso situado bajo la piel, normalmente en las zonas de las caderas y muslos, aunque puede aparecer en cualquier zona que sufra el mismo problema. La modificación en la piel le da un aspecto característico, como con forma acolchada, que denominamos “piel de naranja”.

Cómo surje la celulitis

La aparición de la piel de naranja todavía no se conoce de forma exacta, pero sí se conocen muchos de los factores que pueden influir en su aparición.

El principal culpable viene siendo el entorno hormonal femenino. Ya en la pubertad, los estrógenos nos preparan para la gestación, por ello deposita grasa en las caderas y muslos, así tendrá la reserva necesaria para hacer frente a un posible embarazo y todo lo que ello conlleva.

Factores que la favorecen

Existen varios factores que pueden favorecer la aparición de la piel de naranja, entre ellos:

  • factores hereditarios,
  • causas hormonales (principalmente femeninas),
  • alto índice de masa corporal,
  • uso de la píldora anticonceptiva,
  • estrés,
  • estreñimiento,
  • sedentarismo,
  • tabaco,
  • mala alimentación.

Celulitis y grasa corporal

La celulitis y la grasa localizada son problemas diferentes, si bien pueden tratarse ambos con técnicas similares.

Si bien, no se debe asociar directamente la celulitis con el sobrepeso o la obesidad, ya que en ocasiones nos encontramos personas que no tienen exceso de peso y aún así la padecen y al contrario, podemos encontrarnos personas obesas que no tienen.

Obviamente, lo principal, es mantener un control adecuado del peso corporal, manteniendo la grasa corporal en los niveles adecuados, de esta forma reduciremos el nivel de celulitis.

Tratamientos para reducirla

Hoy en día existen un gran mercado en lo que se refiere al tratamiento de la celulitis, pero debemos destacar que la mayoría de tratamientos locales no son válidos, lamentablemente, se aprovechan de la credulidad de personas (mayormente mujeres) que desean eliminar la celulitis a toda costa, pagando costosos tratamientos que puede que sean visibles momentánemente pero una vez pasa el tiempo, la piel vuelve a su estado anterior. Será dinero malgastado si los hábitos de vida no cambian.

Debemos distinguir entre los que están indicados para combatir la la piel de naranja y los que son específicos para la acumulación de grasa:

  • para reducir la celulitis: masajes, radiofrecuencia, cavitación, etc.
  • para reducir la grasa: liposucción, mesoterapia, lipólisis con láser y criopolis.

La eficacia de estos tratamientos no está probada y debemos destacar que todos son muy costosos para los “beneficios” que proporcionan.

Reducir de verdad la celulitis

La mejor manera para mantener a raya nuestros depósitos de grasa en general y la celulitis en particular es llevar una vida saludable, practicar ejercicio físico y cuidar mucho nuestra alimentación.

No es una tarea fácil, pero debemos seguir unos hábitos saludables de vida y evitar el sedentarismo.

Así lograremos mantener una silueta que nos agrade y reduciremos de forma notable esa piel de naranja tan poco estética.