El Día Mundial de la Salud Oral, una fecha que conmemora los beneficios de una boca sana y que tiene como objetivo principal el promover hábitos saludables en salud oral.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), con motivo de este día (20 de marzo) señalaba en un comunicado que más de la mitad de la población mundial, alrededor de 3.500 millones de personas, se ve afectada por las enfermedades bucodentales. Éstas, corresponden a las enfermedades no transmisibles más comunes y afectan a las personas durante toda su vida, causando molestias, dolor, desfiguración e incluso la muerte en algunos casos.

La OMS apunta que las principales causas de morbilidad por enfermedades y trastornos bucodentales son siete: caries dentales, periodontopatías, cánceres bucales, manifestaciones bucodentales del VIH, traumatismos bucodentales, labio leporino y paladar hendido y noma. Todas ellas, en gran medida, son prevenibles o tratables en sus etapas iniciales.

Según estimaciones publicadas en el estudio sobre la carga mundial de morbilidad, a nivel mundial, 2.400 millones de personas padecen caries en dientes permanentes, y 486 millones de niños sufren de caries en los dientes de leche.

Salud bucodental

La periodontopatía afecta a los tejidos que rodean y sostienen el diente, causando sangrado o encías hinchadas, dolor y, en ocasiones, halitosis. Las principales causas de esta enfermedad son la mala higiene bucal y el consumo de tabaco.

El cáncer bucal abarca los cánceres de labio y todos los demás lugares de la cavidad bucal y la orofaringe. Se estima que en todo el mundo la incidencia de esta enfermedad es de cuatro casos por 100.000 personas.

Las manifestaciones bucodentales de la infección por el VIH se producen en el 30-80% de las personas infectadas con el VIH. Estas manifestaciones incluyen infecciones fúngicas, bacterianas o virales, entre las que la candidiasis bucal es la más común y suele ser el primer síntoma en las primeras fases de la enfermedad.

El traumatismo bucodental es una lesión por impacto en los dientes y/o en otro tejido de la boca y en la cavidad bucal. La prevalencia mundial de las lesiones dentales traumáticas es aproximadamente del 20%.

El labio leporino y paladar hendido son trastornos heterogéneos que afectan a los labios y a la cavidad bucal y afecta a uno de cada 1.000 recién nacidos en todo el mundo.

Por último, el noma es una enfermedad que afecta a niños de dos a seis años afectados por malnutrición, enfermedades infecciosas y pobreza extrema, cuyos sistemas inmunitarios están deprimidos.

Para reducir la carga de morbilidad por enfermedades bucodentales y otras enfermedades no transmisibles la OMS aconseja: llevar una dieta equilibrada, pobre en azúcares libres y con una ingesta suficiente de frutas y verduras; reducir el consumo de tabaco y de alcohol; y fomentar el uso de equipo de protección para la práctica de deportes y los desplazamientos en vehículos motorizados, con el fin de reducir el riesgo de traumatismos faciales.

La ‘salud bucodental’ es un indicador clave de la calidad de vida. Por ello, la OMS define este término como “un estado exento de dolor bucodental o facial crónico, cáncer de la cavidad bucal o la garganta, infección oral y anginas, periodontopatías, caries dental, pérdida de dientes y otras enfermedades y trastornos que limitan la capacidad de una persona para morder, masticar, sonreír y hablar, así como su bienestar psicosocial”.

Otras noticias de interés:

BUENOS HÁBITOS DE HIGIENE #YOMEQUEDOENCASA, POR EL DR. MIGUEL ALVARADO