Valenciana de nacimiento, la periodista Laura Ferrer se fue a Madrid para seguir creciendo en su trabajo. Actualmente trabaja repartiendo ilusión y alegría en la ONCE y nos cuenta, desde casa, cómo ha afectado la crisis sanitaria a su trabajo.

Presentas el sorteo de la ONCE todos los días a las 22h en TVE, ¿cómo es repartir ilusión?

Pues la verdad es que es un trabajo muy bonito y muy gratificante porque de algún modo te sientes un poquito responsable de ser la persona que lleva la ilusión y la suerte a muchos hogares de España cada noche. Es muy bonito y muy gratificante trabajar para la ONCE.

Quizás ahora la ilusión es de lo que más escasea… ¿cómo ha afectado la crisis sanitaria a tu trabajo?

Pues claro esa ilusión que tu dices se pierde un poco, se le da un poco de lado aunque no queramos. Ha afectado a mi trabajo en que nosotros ya no vamos al plató a grabar y tenemos que hacerlo desde casa. Es cierto que los sorteos se han paralizado, no se realizan ni sorteos ni cupones pero de algún modo la ONCE quiere seguir estando ahí todas las noches, entonces lo que hacemos desde casa es grabar una pequeña noticia, que es un mensaje social que nosotros damos sobre algún colectivo como personas con discapacidad, para que puedan tener una información útil. Es un mensaje de apoyo, de ánimo para que sientan que la ONCE está ahí con ellos.

¿Qué haces para organizarte y seguir con los directos y grabaciones desde casa?

Ahora nos hemos tenido que adaptar a las circunstancias y me grabo con el móvil desde casa, intentando tener una buena iluminación, un plano que siempre sea el mismo. Yo lo grabo y luego se lo paso a mis compañeros realizadores y ellos lo arreglan para mandarlo a la tele.

Formar parte del Grupo Social Once debe ser muy reconfortante, ¿qué te ha aportado personalmente y profesionalmente?

Pues personalmente me aporta muchísimas cosas cada día porque al final tengo ese contacto con un colectivo de personas con discapacidad, personas ciegas, sordociegas, entonces al estar con ellos te das cuenta cómo es su día a día, cómo es su capacidad de superación. Cada día conozco muchas historias de gente anónima que son auténticos héroes, ahora que se habla tanto de héroes, y la verdad que ellos también lo son, son muy valientes. A nivel personal me aportan una satisfación muy grande.

Y a nivel profesional pues claro trabajar para la ONCE que es una organización enorme, con el trabajo que ellos hacen, con los años que llevan ayudando a los demás, pues es un lujo poder ser imagen de la ONCE, estoy muy orgullosa de ello.

Ser presentadora de un espacio en prime time debe ser exigente, ¿cómo te preparas?

Pues al final la presión esa de saber que estás en horario de máxima audiencia impone un poco pero intentas no pensar en ello porque es tu trabajo. Al final es un espacio breve pero que requiere mucho tiempo, son muchas horas previas de preparación, de ir al plató, tienes que pasar por maquillaje, por peluquería, realizar ensayos. Nosotros hacemos el sorteo diario pero al final la ONCE tiene más sorteos y yo luego eso también lo grabo para subirlo a la página y que así luego cualquier persona pueda consultar todos los sorteos, no solo los de televisión. Es bastante más trabajo de lo que parece.

También has trabajado de reportera en Las mañanas de TVE y en Los desayunos con Pepa Bueno y has sido presentadora del tiempo, ¿te siguen imponiendo las cámaras?

Pues al final siempre que empiezas un proyecto nuevo y te pones delante de una cámara sientes una cosa por dentro -risas-. Pero ya llevo muchos años dedicándome a esto y ya no me impone tanto. Yo cuando tengo que salir solo veo a mis compañeros y no pienso que me están viendo uno o dos millones de personas. Lo que si que me pasa es que lo hago con la misma ilusión.

¿Siempre supiste que te ibas a dedicar el periodismo?

Pues tampoco es algo que lo haya tenido tan claro desde pequeña, si me gustaba todo el tema de comunicar, de contar cosas, pero bueno cuando llegó el momento de decidir sí tenía claro que quería una carrera de letras porque las ciencias no me gustaban, pero no era tan vocacional como algunas personas que lo tienen tan claro. Me gustaba un tipo de carrera así y al final dije pues voy a tirar por periodismo.

Has sido redactora en los Servicios Informativos, ¿cómo es el día a día allí?

Pues el día a día en un informativo es muy intenso porque estás pegado a la actualidad, con noticias de última hora, con un ritmo bastante frenético y entonces no paras. A mi me gusta mucho también ese ritmo, porque la actualidad de la información me gusta muchísimo, es como la parte más viva del periodismo. Ahí tiene que ser todo rápido, la inmediatez, contrastar las informaciones, salir a grabar corriendo porque ha ocurrido algo y hay que contarlo. Eso a un periodista le gusta bastante.

Valenciana de nacimiento pero viviendo en Madrid, ¿echas de menos Valencia?

Sí claro que sí, se echa mucho de menos porque al final Valencia es un sitio maravilloso, es una ciudad maravillosa. Echo de menos el mar, la comida, la calidad de vida y por su puesto a la familia y a las personas que quiero, y a la terreta también -risas-.

Otras noticias de interés:

LA RAMBLETA Y CERVEZAS ALHAMBRA LLEVAN LA CULTURA A TU CASA