Para los que nos encanta visitar árboles monumentales, en el Rincón de Ademuz existe una de las mayores concentraciones de todo el país y en el Catálogo dedicado a estos árboles podemos observar una amplia relación de los mismos, ubicados en su mayor parte en el Parque Natural de la Puebla de San Miguel, que engloba al pueblo del mismo nombre, Casas Altas, Casas Bajas y Ademuz. En este sentido se han de resaltar las sabinas conocidas como “Las Blancas”, auténticos fósiles vivientes.

Poco después nos alejamos del pueblo para buscar más árboles, ya entrando en los bosques, por pistas forestales y con ayuda de las señales y las indicaciones de la oficina del parque natural localizada en el pequeño pueblo. Cerca de un depósito de agua, encontraremos algunos ejemplares
de las famosas sabinas monumentales llamadas “Las Blancas” (Juniperus thurifera L.), dispersas por el territorio, todas ellas centenarias y milenarias, de diversas dimensiones e integradas en una microrreserva de flora.

El paraje de las Blancas se sitúa a 1450 m sobre el nivel del mar y el nombre de “Blancas” procede del color blanquecino de sus troncos. Sus formas peculiares se deben a los agentes climáticos de la zona y a las podas para su aprovechamiento ganadero que recibieron a lo largo de los siglos. La sabina  albar es un árbol extraordinario en sí mismo: soporta condiciones extremas, como inviernos muy fríos, sequías y temperaturas elevadas, puede desarrollarse a elevadas altitudes, entre los 700 y 1400 m, con apenas suelo. Florecen al final del invierno.

Fuente: “Árboles asombrosos de la Comunitat Valenciana